Buenos objetivos y malos objetivos

By Francisco Sáez • 02 Septiembre, 2013

“Eres capaz de más de lo que crees. Elige un objetivo que te parezca adecuado y trata de ser el mejor, por muy duro que sea el camino. Apunta alto. Compórtarte con honor. Prepárate para estar solo a veces, y para soportar el fracaso. ¡Persiste! El mundo necesita todo lo que tú puedas dar.” ~ E. O. Wilson

Muchos de vosotros ya habéis vuelto de vuestras vacaciones e, incluso, habéis pensando en cuáles serán las metas a alcanzar en este nuevo curso. Si eres de esos, enhorabuena. Definir tus metas supone un importante estímulo para lograr cosas en esta vida.

Pero antes de que termines de decidir cuáles serán tus próximos objetivos, deja que te hable de una interesante investigación que narra Daniel Pink en su libro La sorprendente verdad sobre qué nos motiva.

Unos investigadores preguntaron a un grupo de estudiantes, que estaban terminado su etapa universitaria y se disponían a enfrentarse al mundo real, qué objetivos tenían en su vida. Las metas que mencionaron se podían clasificar en dos categorías: metas extrínsecas o basadas en beneficios (como ser rico o famoso) y metas intrínsecas o basadas en propósitos (como aprender, crecer o ayudar a los demás).

Un par de años después encuestaron de nuevo a esos mismos estudiantes. Los que habían definido unas metas de propósito y las estaban alcanzando, mostraron—como cabía esperar—mayores niveles de satisfacción y bienestar, y menores niveles de estrés. Sin embargo, los que habían definido metas de beneficios y las estaban logrando, no mostraban un mayor nivel de satisfacción que cuando eran estudiantes. No sólo no eran más felices, sino que mostraban niveles de ansiedad mucho más elevados.

En estos casos, el hecho de lograr los objetivos no ayudaba a tener una mejor vida. Esta insatisfacción puede incluso llevar a un circulo vicioso, en el que conseguir una mayor riqueza parezca la solución. Como conclusión, se puede decir que alcanzar objetivos no te hará más feliz; alcanzar los objetivos correctos es lo que te hará más feliz.

De estos estudios, y también del sentido común, se pueden extraer algunas cosas:

  • No elijas objetivos que dañen tus relaciones con los demás.
  • No elijas objetivos que impliquen un comportamiento carente de ética.
  • No elijas objetivos tan restringidos y limitados que no puedas “ver” fuera de ellos.
  • Elije objetivos buenos, significativos, basados en motivaciones intrínsecas, que dejen espacio para las relaciones con los demás y para las cosas que de verdad importan.

Utiliza GTD para definir tu propósito de vida, tu visión y unos objetivos acordes. Esto te ayudará a trabajar con perspectiva, alcanzar tus metas, vivir con menos estrés y ser más feliz. ¿Se puede pedir más?

Sobre el autor

Dsc00156_thumb
Francisco Sáez (@franciscojsaez) es el fundador y CEO de FacileThings. Es también un desarrollador web especializado en Ruby on Rails, al que le apasionan la productividad personal y el GTD como medios para lograr una vida mejor.

Comentarios

Esta entrada ha sido cerrada a nuevos comentarios.

RSS para el Blog de FacileThings FacileThings en Twitter FacileThings en Facebook
FacileThings Bye Bye Stress

Pruébala GRATIS 30 días

Aprende a vivir una vida más productiva, con menos estrés.

¡Empieza ya!

FacileThings Bye Bye Stress

¿No conoces FacileThings?

Visita Rápida

Tweets

Blogs productivos

  • Buenhabit ~ Montse Vila

    Pinceladas de desarrollo personal y productividad.

  • Cambiando Creencias ~ Antonio José Masiá

    Desarrollando valor en las personas a través de la productividad, GTD y desarrollo personal

  • David Torné 2.0 ~ David Torné

    Productividad y desarrollo.

  • Du Tudú ~ Daniel Aguayo

    GTD y productividad personal.

  • El Canasto ~ Jeroen Sangers

    Productividad personal.

  • El Gachupas ~ Jerónimo Sánchez

    GTD y productividad personal, en la práctica.

  • Optima Infinito ~ José Miguel Bolívar

    Innovación, productividad y GTD.