Getting Things Done - GTD

6 Beneficios de Utilizar GTD en la Empresa

AUTOR: Francisco Sáez Tags Equipos Trabajo y Vida Colaboración

¿Quieres impulsar tu productividad personal?

{:headline=>"¿Quieres impulsar tu productividad personal?", :subheadline=>"Organízate con eficacia. Sin estrés.", :subheadline2=>"Organiza tus to-dos con eficacia.", :cta=>"PRUEBA FacileThings GRATIS"}

La solución definitiva para hacer GTD®

Tu sistema GTD®, listo desde el primer minuto

Blog focus

Se define la productividad empresarial como la relación entre la producción obtenida y los recursos empleados para obtener dicha producción. Se trata, por lo tanto, de un indicador de eficiencia: hacer más con menos.

En las empresas en las que los empleados trabajan con sus mentes más que con sus manos—trabajo del conocimiento—, el principal recurso para producir es el humano y, por lo tanto, es donde hay que incidir para aumentar la productividad y hacer que el negocio crezca y sea más rentable.

La mayoría de las empresas entienden esto y suelen realizar inversiones frecuentes en cursos de formación y capacitación para el personal. Tratan de mejorar sus conocimientos y habilidades. Sin embargo, el más listo de los empleados puede ser completamente ineficiente si no sabe organizar sus tareas, priorizarlas, iniciarlas y terminarlas. ¿Quién enseña a los trabajadores a organizarse? ¿Quién les enseña a trabajar?

Puesto que la productividad de los empleados tiene que ver con su rendimiento—relación entre la cantidad de trabajo realizado y el número de horas empleadas—, el primer curso que debería recibir un empleado debería ser para aprender a organizarse. Si todos los empleados tuvieran los conocimientos y las herramientas necesarias para aplicar una metodología de organización personal como GTD, la empresa obtendría los siguientes beneficios:

  1. Aumento de la confianza en el equipo. Cada uno sabría que las tareas que delega a otro miembro del equipo entrarían inmediatamente en su sistema de gestión personal para ser procesado, sin miedo a que sean olvidadas.
  2. Aumento de la confianza personal. Cada uno se gestionaría a sí mismo y sabría en todo momento en qué tiene que emplear su tiempo de trabajo. Se elimina la constante y frustrante sensación de tener muchísimo que hacer, pero no sabér por dónde empezar.
  3. Una mejor comunicación. Cada uno pondría en la bandeja de entrada del otro sus tareas sin necesidad de interrumpir el trabajo que realiza en este momento. Las interrupciones constantes degradan terriblemente la productividad personal.
  4. Aumento de la creatividad. Al no tener que estar en una situación de estrés constante, el cerebro libera espacio para pensar en cosas más útiles. La creatividad es uno de los motores de la productividad.
  5. Una relación de mutuo beneficio entre empresa y empleado. Permitiendo que los empleados utilicen un sistema que sirve tanto para el trabajo como para su vida personal, éstos se sentirían beneficiados fuera del trabajo, y motivados dentro del mismo.
  6. Mayor productividad personal y del equipo. El sistema es tan bueno como el más débil de los eslabones. Esto quiere decir que un individuo poco eficiente en un equipo daría al traste con la productividad general del equipo. Es problema se evitaría.

Sin duda, grandes beneficios tanto para la empresa como para el trabajador. Aunque quizás haga falta una cultura empresarial un tanto diferente a la actual, más horizontal y colaborativa. Será necesario eliminar las anticuadas estructuras de control para generar empresas más rentables y productivas. Es sólo cuestión de tiempo.

No hay comentarios

Los artículos se cierran a nuevos comentarios después de 30 días.

Prueba FacileThings 30 DÍAS GRATIS y empieza a vivir a tu ritmo

No necesitas tarjeta de crédito para probar. Cancela cuando quieras con un solo clic.