Productividad y GTD

Pensar, sentir y hacer

AUTOR: Francisco Sáez
"Un viaje de mil millas comienza con un solo paso." ~ Lao-tzu
Blog productivity

En mi vida he conocido a unas cuantas personas que me han asombrado por su inteligencia, conocimientos o habilidades… y por no hacer absolutamente nada con todo ello. Seguro que tú también conoces a alguien así. Siempre me he preguntado cuál era el problema. Parece que se trata de un problema de intencionalidad o, mejor dicho, de falta de intencionalidad. Pero vamos por pasos.

Según la psicología moderna, la mente está formada por tres componentes:

  1. El cognitivo, que tiene que ver con la inteligencia y la capacidad de pensar. Se asocia a la pregunta ¿qué?
  2. El afectivo, que tiene que ver con la capacidad de sentir, y se relaciona con la pregunta ¿cómo?
  3. El conativo, que tiene que ver con la voluntad y capacidad de hacer. Se suele relacionar con la pregunta ¿por qué?

Este último elemento es, por así decirlo, la parte proactiva de nuestra mente. En su definición más básica, es la inclinación natural a continuar existiendo y mejorando. Aunque hemos sido educados para manejar los dos primeros componentes, no solemos recibir ningún tipo de ayuda para desarrollar el tercero, el cual conecta nuestros pensamientos y sentimientos con nuestro comportamiento.

Tanto es así que el término inglés conation es una de las 1000 palabras más difíciles de entender del idioma inglés y, en nuestro idioma, parece que ni siquiera existe. Aunque Google lo traduce como conación y he encontrado esta palabra en algunos documentos, parece que el único sustantivo que admite la RAE es conato, en su acepción “empeño y esfuerzo en la ejecución de algo”.

Chuck Blakeman habla de este término tanto en su libro Making money is killing your business (que, por cierto, recomiendo a cualquiera que quiera crear una empresa o hacer crecer y madurar la que ya tiene) como en su blog, y lo define como la voluntad de tener éxito en la persecución de un objetivo. Es, por lo tanto, el elemento fundamental para lograr el éxito en cualquier cosa que emprendamos. Necesitas educar la parte conativa de tu mente para lograr lo que realmente quieres, repitiendo una y otra vez estos tres pasos:

  1. Define claramente cuál es tu meta.
  2. Siente que es posible. Visualiza el resultado y planifica cómo llegas a él.
  3. Pasa a la acción, a pesar de los riesgos que puedan existir.

Tener las ideas claras no es suficiente, también hace falta intencionalidad. Sin ella no somos capaces de hacer lo que realmente queremos ni podemos conseguir los objetivos que nos proponemos. Pensar nos prepara para actuar, pero no nos cambia. El acto de hacer es lo que nos cambia.

¿Has pensado alguna vez cómo quieres que sea tu estilo de vida? Si no lo has hecho, ahora es el momento. Si ya lo tienes claro, muévete.

No hay comentarios

Los artículos se cierran a nuevos comentarios después de 30 días.

Prueba FacileThings 30 DÍAS GRATIS y empieza a vivir a tu ritmo

No necesitas tarjeta de crédito para probar. Cancela cuando quieras con un solo clic.