Productividad y GTD

Cómo dividir tus objetivos en pasos realizables

AUTOR: Lauren Adley
Break down goals

“La mayoría de la gente entiende la importancia de establecer objetivos para lograr una vida mejor, pero la verdad es que aproximadamente el 80 por ciento de la gente nunca llega a establecerse objetivos. Incluso más sorprendente es el hecho de que, del 20 por ciento de la población que sí se pone objetivos, fallan al cumplirlos aproximadamente un 70 por ciento”, afirma Douglas Vermeeren, autor best-seller que escribe sobre los objetivos vitales.

La clave para conseguir tus objetivos es dividirlos en pasos que sean fáciles de realizar. Echa un vistazo a lo que te proponemos abajo sobre cómo hacerlo y asegurarte el cumplimiento de tus objetivos.

Establece tus objetivos

Antes de dividir tus objetivos, naturalmente, tendrás que establecer tus objetivos de manera correcta, no vale con solo tenerlos en mente.

Esto significa que tus objetivos deben ser lo más precisos posibles. Por ejemplo, imagina que necesitas escribir tu tesis, pero te resulta complicado empezar.

Si tu objetivo es escribir tu tesis, define hasta el último detalle. ¿Qué implica específicamente?¿Qué problema va a ser más difícil afrontar? ¿Qué resultados quieres conseguir con tu tesis? Escríbelo en una hoja de papel.

Conocer tu objetivo te ayudará a apuntar mejor y alcanzar tus metas.

Define algunos hitos

Después de escribir tus objetivos bien definidos, es el momento de dividirlos en hitos. En el caso de la tesis tus hitos pueden ser:

  • Definir el tema de la tesis
  • Investigar
  • Hacer un esquema
  • Escribir la tesis
  • Editar y revisar

De esa manera, tendrás una estructura clara y no parecerá tan abrumador. Además, y más importante, estas mini-metas son pasos realizables y prácticos que necesitas completar para conseguir tu objetivo.

Asegúrate de que también escribes los hitos porque según un estudio realizado por el psicólogo Gail Matthews, la gente que escribe sus objetivos tiene un 33% más de éxito al cumplirlos que aquellos que solo almacenan sus deseos en la cabeza.

Crea una lista de tareas

Los hitos siguen siendo pasos muy grandes, así que necesitas dividirlos aún más. Así que haz una lista de las tareas específicas necesarias para conseguir cada meta. Empieza con la primera y tómate tu tiempo para completar cada segmento.

Escribe tareas precisas y accionables que empiecen con un verbo. El lenguaje específico te ayuda a entender qué necesitas hacer para completar determinadas tareas, pero al mismo tiempo te ayuda a ver cuando la tarea está terminada.

Por ejemplo, para el tema de la tesis necesitas:

  • Elegir un tema
  • Elegir un título
  • Estructurar el tema

Puesto que la última tarea sigue estando escrita de manera un poco vaga, la puedes dividir aún más:

  • Escribir objetivos
  • Escribir los potenciales resultados
  • Elegir el método

Y así sucesivamente.

Prepara todo lo que necesitas

La clave del éxito es una buena preparación previa. Por lo tanto, antes de ponerte manos a obra, piensa en lo que vayas a poder necesitar por el camino.

Por ejemplo, escribiendo una tesis, probablemente necesites algunos libros, o puede que necesites ayuda de profesionales, como una compañía del tipo Best Dissertation.

Prepararse adecuadamente para cada tarea y conseguir el apoyo necesario te ahorrará tiempo porque serás capaz de ponerte a ello directamente. No habrá ningún obstáculo que te haga perder tu valioso tiempo.

Intenta anticipar lo que necesitas en cada tarea, desde cosas prácticas a ayuda profesional, asegúrate de tenerlo a mano cuando lo vayas a necesitar.

Organízate en base a un calendario.

Una vez hayas establecido una lista de tareas, prepara el terreno para ponerte a trabajar, es el momento de definir una línea temporal de ejecución. Te ayudará a priorizar tus tareas y crear un sistema que vaya a funcionar.

Por ejemplo, puedes hacer la investigación de tu tesis antes de comprar o conseguir los libros que vayas a necesitar, así podrás decidir cuando vas a comprar el material necesario y durante cuánto tiempo vas a hacer ese trabajo de investigación.

Una franja temporal es crucial para dedicar tu tiempo de manera eficiente y jugar con las tareas en un perfecto equilibrio.

Sin embargo, no te quedes atrapado en el “mañana”. En vez de decir “mañana lo hago” cambia la narrativa y di “lo hago hoy”.

Trabaja en tus objetivos

Aunque hayas dividido tus objetivos en pasos realizables, hay veces que no es suficiente. Hay una pequeña voz en tu cabeza que no para de poner excusas para no ponerse a trabajar y te da motivos razonables para procrastinar.

Afortunadamente, hay una manera eficiente de callar a esa voz.

Usa la Regla de los 5 Segundos de Mel Robbins. “Cuando sientas que estás dudando antes de ponerte a hacer algo que debes hacer, cuenta 5-4-3-2-1-YA y ponte con ello. Hay una ventana que existe entre el momento en el que tienes las ganas de cambiar de opinión y cuando tu mente puede decidir no hacer. Es una ventana de 5 segundos.”

Así que a partir de ahora no tienes más excusas para procrastinar. ¡Empieza a contar y hacer!

Para concluir

Una vez hayas creado un objetivo específico, divídelo en metas más pequeñas con listas detalladas de tareas. Pertenecerás seguro al 30 por ciento de la población que consigue alcanzar sus objetivos.

No hay comentarios

Los artículos se cierran a nuevos comentarios después de 30 días.

Prueba FacileThings 30 DÍAS GRATIS y empieza a vivir a tu ritmo

No necesitas tarjeta de crédito para probar. Cancela cuando quieras con un solo clic.