Productividad y GTD

Cómo expandir la mentalidad de crecimiento entre tus empleados

AUTOR: Silvia Woolard

Una mentalidad de crecimiento es un término fácil de entender que representa una mejora sostenida que lleva a una mejor operación. La gente puede mejorar, el negocio puede mejorar y los métodos de trabajo pueden ser mejorados (y crecer) en algo más productivo, eficiente, económicamente efectivo, poderoso o lo que sea que determinen tus objetivos.

El crecimiento es desinteresado o está aislado

No puedes pedirle a tus empleados que te ayuden a hacer crecer tu negocio. Para conseguir efectos a largo plazo, necesitas crear una cultura de crecimiento en la que los empleados estén inclinados de manera natural a ayudarte a hacer que tu negocio crezca. Necesitan ser desinteresados en vez de abnegados. Una persona desinteresada coje un donut de la caja y una persona abnegada no coge ninguno… Las personas desinteresadas son mejores para tu negocio y para su crecimiento personal.

La cultura de crecimiento, alias la mejora de tu negocio y de tus empleados, puede ser o bien parte de la corriente (la cultura y operaciones regulares), o bien un incidente aislado en el que los empleados se fuerzan durante un tiempo hasta que vuelven a las antiguas formas o se cansan y se van.

La cultura de crecimiento es una mentalidad que empieza en lo más alto. El problema con la cultura de crecimiento es que requiere de un cierto grado de generosidad. También necesita de una inclinación a la acción y una actitud positiva. La razón de esto es que habitualmente el crecimiento conlleva algo de sufrimiento.

El desinterés y el crecimiento conllevan sufrimiento

Cómo ejemplo, el de una mujer joven era guapa, entusiasta y altamente motivada, el tipo de mujer que a los hombre ejecutivos de mediana edad les gusta tener cerca porque les recuerda a las chicas que conocieron en la universidad. Trabajaba en una oficina llena de gente cuyo único trabajo era mantener los contratos de los clientes, y a los clientes les gustaba tanto que cada vez le legaban más nuevos contratos.

Para mi sorpresa, me la encontré llorando en mi oficina y diciendo que dimitía solo dos meses después. El resto de empleados de la oficina la castigaba (a falta de una palabra mejor) porque ella sola había aumentado su carga de trabajo un 20%. Ninguno de los empleados de la oficina quería que la compañía fracasará, pero el crecimiento de ésta conllevaba de manera indirecta más trabajo (o más sufrimiento) para ellos, de modo que empezaron a acosar a la persona responsable.

Creando una cultura desinteresada

Hay artículos que dicen que deberías recompensar el esfuerzo para crear una cultura de crecimiento, ¡pero hacer las cosas por la recompensa no es crecimiento! Algunos artículos dicen que deberías centrarte en los éxitos y no en los fracasos, y otros dicen que los managers no deberían temer el fracaso, pero nada de esto tiene que ver con ser desinteresado. Por ejemplo, si esforzarse un 10% más una semana significa tener un 10% más de trabajo a la semana siguiente, ¿por qué a alguien le podría importar que su manager progre tenga una actitud de “no tememos el fracaso”?

Crear una cultura desinteresada significa que los empleados estén involucrados en el crecimiento. Hacerles parte del crecimiento de la compañía ayuda a pulir el egoísmo de cada empleado, porque todos trabajan hacia un bien común.

¿Cómo demonios hago que mis empleados sean parte de crecimiento de la empresa?

Pues haciendo que sus mejoras y las mejoras de la empresa estén interconectadas. A medida que tu empresa produzca más, deberías dar más a tu equipo, de modo que los empleados compartan la carga. Deja claro que mientras tu negocio crezca, también el nivel de experiencia laboral de tus empleados, ya que es mejor ser parte integral de una gran empresa que de un pequeño negocio.

Que tengan claro que, a medida que los empleados mejoren, tendrán más poder y serán más valiosos para el negocio. Si los empleados ayudan a que el negocio crezca, entonces éste se puede permitir ofrecer más formación que mejore el potencial de ingresos del empleado. Un negocio más grande significa mejor tecnología y maneras más fáciles de gestionar y trabajar en cada puesto.

Las empresas que crecen se pueden permitir salarios más altos, pero también mejores seguros médicos, pensiones, cafeterías, zonas de trabajo e incluso puestos de teletrabajo. Deja claro que tus empleados tendrán más seguridad laboral a medida el negocio va rebajando sus probabilidades de fracasar. Esto son algunas formas de hacer que tus empleados sean parte del éxito de la empresa para que entiendan que crecer no es sólo sufrir, crecer significa un mejor futuro para todos los involucrados.

Ten cuidado con las palabras del considerado pero ignorante

La persona sin hijos número 1 puede que de consejos detallados y altamente investigados a la persona sin hijos número 2, y aunque pueden ser considerados, ambos son ignorantes en lo que respecta a criar a un hijo en comparación a un padre/madre que ha llorado porque lleva 48 horas sin dormir y ahora tiene que ir a trabajar. Muy pocos escritores online han creado y gestionado un negocio pequeño o mediano de la misma manera que he hecho yo, por eso mucho de lo que leas online parecerá razonable pero será totalmente inútil. Aquí abajo hay cuatro consejos que puede resultar dañinos, pero antes, unas palabras sobre ir contra corriente y no seguir la multitud.

Meterse con Donald Trump está de moda últimamente, pero es un hombre saludable, billonario y presidente de los EEUU. Es un hombre que cuando tiene un objetivo en mente lo consigue. Una vez dijo “Si todo el mundo hace una cosa, normalmente es mejor hacer lo contrario”. Ten en cuenta sus palabras cuando pienses en las luchas entre alcistas y bajistas del Bitcoin entre 2017 y 2018. Piensa en lo que tanta gente ha perdido por culpa de la burbuja de Internet y la burbuja inmobiliaria, y considera todo lo que tendrías ahora si hubieras vendido cuando todo el mundo estaba comprando, y comprado cuando todo el mundo estaba vendiendo. Aquí tienes algunos consejos que no deberías seguir aunque todo el mundo los esté haciendo, en relación con la mentalidad de crecimiento.

Mal consejo nº1 – Motivar a tus empleados a diario

Esto es un gran error. El crecimiento no tiene nada que ver con la motivación. Puedes mejorar la cultura del espacio de trabajo mucho más eficazmente apartando a un empleado sarcástico de sus víctimas, que con halagos y prometiendo bonuse . Cómo cultivas y gestionas la atmósfera de trabajo cuenta más que la motivación.

Mal consejo nº2 – Establece objetivos realistas

Gestionar tu compañía con el uso de objetivos está bien, pero no son una herramienta para crear una mentalidad de crecimiento. Si usas objetivos o metas clave, no pueden mezclarse con tus objetivos de crecimiento fuera de la sala de juntas. Aunque le des a tus objetivos algún contexto relacionado con el crecimiento, tus empleados no tienen ninguna razón para invertir en ellos.

Mal consejo nº3 – Los empleados necesitan listas de tareas para ayudarte a hacer crecer tu negocio

¡Las listas de tareas son la kryptonita de una mentalidad de crecimiento! Recuerda que una mentalidad de crecimiento trata de crear una cultura en la que la compañía y los empleados tienen conectado su futuro (cuando la empresa crece, los empleados también crecen de alguna manera). ¿Sabes qué consiguen los empleados cuando terminan su lista de tareas? Otra lista de tareas. Los objetivos diarios y las tareas están bien, pero las listas de tareas no tienen ningún sentido en el proceso de conseguir la mentalidad de crecimiento.

Mal consejo nº 4 – Sé positivo y promueve un entorno positivo

Esto es un consejo horroroso. He trabajado con muchos tipos de personas, desde los más inútiles a los empleados que se han puesto por su cuenta y han ganado millones. Te prometo que el mal humor, la frustración y el cansancio pueden ser positivos en pequeñas dosis. Tratar de forzar una actitud positiva todo el rato es como intentar andar tranquilamente y silbar mientras pasas por un bosque en llamas. En vez de eso, haz que todo el mundo tenga claro que todos sois adultos, y que las rabietas y las quejas era mejor dejarlas en la adolescencia. Los adultos encajan el golpe y siguen andando.

keep moving forward

Reflexión final

Recuerda que la mentalidad de crecimiento ocurre cuando los líderes la crean. Cuando tus empleados son parte de ese crecimiento, cuando su futuro está conectado al éxito, cuando se benefician tal como la empresa se beneficia, ahí es cuando la cultura de crecimiento aparece, y el futuro depende de cómo lo gestiones. Tus empleados no quieren un jefe que se haya leído las “Top Diez Maneras de Motivar a tus Empleados”. Quieren un jefe que haga que los empleados y la empresa crezcan a la vez. A medida que el futuro de la empresa va siendo mejor, también debería serlo el de los empleados.

No hay comentarios

Los artículos se cierran a nuevos comentarios después de 30 días.

Prueba FacileThings 30 DÍAS GRATIS y empieza a vivir a tu ritmo

No necesitas tarjeta de crédito para probar. Cancela cuando quieras con un solo clic.