¿Productividad contra Creatividad?

By Francisco Sáez • 28 Enero, 2013

“Trato de estar concentrada en mi creatividad.” ~ Christina Aguilera

Por alguna razón que no entiendo muy bien, parece que las personas creativas son bastante reacias a buscar una mayor productividad a través de una mejor organización personal. Existe la idea de que, para ser creativo, uno no debe estar sujeto a ningún tipo de regla o sistema que pueda reprimir la libertad que requiere la creatividad. Se debe dar rienda suelta a la imaginación, la intuición y la curiosidad intelectual.

Seguramente sea porque la creatividad viene de lo que se llama pensamiento divergente (el que genera ideas), mientras que las listas de tareas son el resultado de nuestro pensamiento convergente (el que ordena y analiza nuestras ideas para obtener el mejor resultado). Ambos tipos de pensamiento son importantes y complementarios e, idealmente, hemos de ser capaces de alternar entre las dos clases de pensamiento cuando sea conveniente.

La creatividad en el trabajo consiste en aportar nuevas ideas o conceptos que generen valor, o nuevas asociaciones entre ideas o conceptos ya existentes. La creatividad, hoy en día, no está limitada a diseñadores, arquitectos, artistas o científicos. Todos tenemos un trabajo en el que hemos de aportar una buena dosis de creatividad. Y si no lo tienes, mal asunto. Los trabajos que no requieren creatividad están desapareciendo; o bien se automatizan, o bien se subcontratan a países con mano de obra mucho más barata.

Entonces, ¿son la creatividad y la productividad mutuamente excluyentes?

Veamos. Existen varias teorías sobre el proceso creativo, pero una de las más aceptadas es la de Graham Wallas. Después de establecer los parámetros y restricciones del problema, se atraviesan cinco fases:

  1. Preparación. Te sumerges y absorbes toda la información que te sea posible para entender bien el problema, explorar todas las asociaciones y preparar a tu cerebro para una posible respuesta.
  2. Incubación. Interiorizas el problema y te das el tiempo y el espacio necesarios para que puedan fluir las ideas.
  3. Intimación. Juegas con todas las ideas que surgen. Dibujas esquemas, haces bocetos, creas prototipos, etc. Empiezas a intuir que la solución está próxima.
  4. Iluminación. Por fin, la idea creativa salta al consciente.
  5. Verificación. La idea se verifica conscientemente, se elabora y se aplica.

Aunque la idea creativa pueda aparecer en cualquier momento, para inventar, la mente ha de estar preparada previamente, consciente o inconscientemente. Se trata de un trabajo exhaustivo que se puede hacer mejor con una buena organización: Proceso de búsqueda, investigación, lluvia de ideas, asociar ideas, establecer analogías, etc.

La verificación de la idea implica hacer cosas, un nivel elevado de esfuerzo que requiere planificación, constancia y control.

Por lo tanto, tanto antes de empezar el proceso creativo como una vez finalizado, necesitas cierta planificación y organización. Son momentos en los que hay que cambiar hacia el pensamiento convergente y establecer con claridad el camino a seguir.

Los métodos de productividad personal deben ser una herramienta para enfocar nuestros esfuerzos hacia lo que realmente importa, y esto no supone ningún tipo de bloqueo a la creatividad. Al contrario, si sabes en cada momento en qué debes concentrarte, será mucho más difícil que tu cerebro se distraiga con tonterías cuando llegue el momento de ser creativo. También será mucho más fácil que entres en la zona y fluyas.

Además, ser creativo no implica que no tengas que hacer tareas mundanas y repetitivas. Tareas, que si no tienes bien definidas y planificadas, pueden generar crisis y matar tu creatividad. Automatizar tareas repetitivas y tener un sistema de gestión de tareas en el que confíes, no sólo va a permitirte tener más tiempo disponible, sino que tu mente va a tener más espacio para el pensamiento creativo.

Me considero una persona bastante creativa. La mayor parte de mi trabajo consiste en buscar soluciones sencillas a problemas complejos. A veces me asalta un idea feliz mientras doy un paseo por la playa escuchando música en mi iPod, y a veces me he despertado a media noche sobresaltado con una idea para resolver un problema al que no encontraba solución cuando estaba despierto. Pero la mayoría de las veces, las ideas me llegan cuando estoy trabajando, como resultado de una planificación de mis acciones y una investigación detallada del problema. Como resultado de mi organización personal.

¿Qué piensas? ¿"Creatividad o Productividad" o “Creatividad y Productividad”?

Sobre el autor

Dsc00156_thumb
Francisco Sáez (@franciscojsaez) es el fundador y CEO de FacileThings. Es también un desarrollador web especializado en Ruby on Rails, al que le apasionan la productividad personal y el GTD como medios para lograr una vida mejor.

6 comentarios hasta ahora

Ruben
Comentado hace casi 2 años

Excelente articulo, Pachi. Por hacer un poco de abogado del diablo, diría que, curiosamente, los practicantes de GTD quizas sean las personas que menos lo necesitan. Y es que no hay manera de usar algo que implica reconocer previamente que algo no va bien¿Mentalidad latina?

Francisco Sáez
Comentado hace casi 2 años

Gracias @Rubén. Estoy bastante de acuerdo con tu comentario. Seguro que hay excepciones, pero creo que en general es así ;)

Juan Carlos
Comentado hace casi 2 años

Excelente artículo, aunque mas enfocado a las tareas matemáticas, en otras tareas de "letras" también puede existir creatividad ligada a la productividad, pero ¿y cuando tus superiores te dicen que no te pagan por pensar?, que para eso están ellos, sobre todo y hablo con conocimiento de causa, en el sector público, instituciones del estado. Los mandos intermedios de esos estamentos, son los que se cargan la calidad del servicio público. Eso desmotiva al mas pintado, os lo garantizo.

Francisco Sáez
Comentado hace casi 2 años

Por supuesto, en el mundo de las "letras" tanto la creatividad como la productividad son muy importantes.

El problema que mencionas es realmente penoso, y trabajar con jefes de ese calibre (lo he vivido) es realmente desalentador. Pero ese es un tema cultural bastante más complicado de solucionar.

Gracias por tu aportación @Juan Carlos.

Irene Rodriguez
Comentado hace casi 2 años

Buenos días! Me ha encantado el artículo. Es algo que le he "tenido que explicar" a mucha gente cuando hablo de la importancia de una buena organización personal, etc. Me alegra saber que no soy la única que opina que una cosa es base de la otra! Enhorabuena por tu blog. Por cierto, ¿puedo suscribirme vía mail? No veo el botón... Gracias :)

Francisco Sáez
Comentado hace casi 2 años

Hola, @Irene. En efecto, no eres la única que piensa eso, aunque creo que no somos una mayoría ;)

Gracias por tu comentario. Puedes suscribirte al blog con cualquier lector RSS (usa la dirección facilethings.com/feed.es.rss)

Esta entrada ha sido cerrada a nuevos comentarios.

RSS para el Blog de FacileThings FacileThings en Twitter FacileThings en Facebook
FacileThings Bye Bye Stress

Pruébala GRATIS 30 días

Aprende a vivir una vida más productiva, con menos estrés.

¡Empieza ya!

FacileThings Bye Bye Stress

¿No conoces FacileThings?

Visita Rápida

Tweets

Blogs productivos

  • Buenhabit ~ Montse Vila

    Pinceladas de desarrollo personal y productividad.

  • Cambiando Creencias ~ Antonio José Masiá

    Desarrollando valor en las personas a través de la productividad, GTD y desarrollo personal

  • David Torné 2.0 ~ David Torné

    Productividad y desarrollo.

  • Du Tudú ~ Daniel Aguayo

    GTD y productividad personal.

  • El Canasto ~ Jeroen Sangers

    Productividad personal.

  • Jerónimo Sánchez ~ Jerónimo Sánchez

    Productividad personal y metodologia GTD

  • Optima Infinito ~ José Miguel Bolívar

    Innovación, productividad y GTD.