La Técnica Pomodoro, a fondo

By Francisco Sáez • 17 Diciembre, 2012

Hace un tiempo empecé a utilizar la Técnica Pomodoro de forma habitual para llevar a cabo tareas que requieren cierta cantidad de tiempo y nivel de concentración (fundamentalmente programar y escribir, en mi caso). Me pareció realmente útil, así que escribí un artículo en el que te contaba las reglas básicas de esta técnica y mis primeras impresiones.

Sé que hay gente a la que no le gusta y que su aceptación depende mucho de la forma de trabajar de cada uno, y del entorno en el que uno trabaja. Bien, después de cinco meses sólo puedo decir que me está resultando de gran ayuda para concentrarme en mi trabajo y evitar distracciones. De hecho, como hago un seguimiento de mi tiempo, puedo afirmar que mi productividad ha sido un 14% superior en los últimos 5 meses que en los 5 meses anteriores, lo que suponen 84 horas más de trabajo realizado.

foto pomodoro

Si necesitas darle un buen empujón a tu productividad, te recomiendo que sigas leyendo y hagas la prueba.

Qué necesitas

  • Un reloj o temporizador. Mejor un Pomodoro físco que uno digital. No tiene por qué ser exáctamente un tomate (yo uso el que puedes ver en la foto). ¿Por qué? Resulta que el hecho de hacer un movimiento físico para activar el temporizador (rotar la parte móvil), junto con el sonido que éste produce, manda una orden mucho más clara al cerebro de que va a entrar en un periodo de trabajo en el que necesitará obviar las distracciones. Del mismo modo, el tic-tac que escuchas de fondo durante los 25 minutos que dura un pomodoro, te mantendrá mucho más concentrado en lo que estás haciendo.
  • Una hoja con tus tareas del día. Al principio de cada día (o al final del día anterior) selecciona las tareas que quieres hacer. Si te organizas con GTD, éstas serán las de tu Agenda más algunas de tus Siguientes Acciones.

hoja de tareas del día

  • Una hoja para anotar nuevas tareas que puedan surgir. Aquí anotarás cualquier cosa nueva. Algunas las irás haciendo y tachando a lo largo del día (alguna llamada, enviar un mail… algo urgente). Las restantes deberán ser procesadas al final del día.

El método

  • Haz tu primer pomodoro. Ajusta el temporizador en 25 minutos y sitúalo de forma que siempre puedas ver el tiempo que queda. Empieza con tu primera tarea. Son 25 minutos de trabajo puro, no pueden ser interrumpidos. Si alguien o algo interrumpe un pomodoro, éste ya no cuenta.
    Cuando suene el temporizador, marca la tarea con una X y tómate un descanso de unos 5 minutos. No debes continuar trabajando aunque creas que puedes terminar la tarea en unos minutos. Durante el descanso debes desconectar para que el cerebro descanse y asimile lo que ha aprendido en eso 25 minutos. Levántate, muévete, bebe un vaso de agua o ponte a pensar en que harás el fin de semana, pero no hagas nada relacionado con la tarea anterior.
    Acabado el descanso, ajusta el temporizador para un segundo pomodoro.

Regla: La mínima unidad de tiempo es un Pomodoro y éste es indivisible.

hoja de tareas del día, marcada

  • Cada 4 pomodoros haz un descanso más largo, de 15 a 30 minutos. Tómate un café, comprueba tu email o sal a dar un paseo. Es importante no hacer nada complejo durante ese tiempo, para que el cerebro se reorganice y se relaje, de modo que estés fresco para la próxima tanda de pomodoros.
  • Tarea terminada. Cuando finalizas una tarea, táchala de la lista. Pero el pomodoro tiene que terminar. Puedes utilizar el tiempo restante para revisar, retocar o mejorar lo que has hecho. Si finalizas una tarea en los primeros 5 minutos y piensas que la tarea está completamente terminada, puedes abortar el pomodoro (pero éste no cuenta).

Regla: Si un Pomodoro empieza, tiene que sonar.

hoja de tareas del día, hecha

Sobre el autor

Dsc00156_thumb
Francisco Sáez (@franciscojsaez) es el fundador y CEO de FacileThings. Es también un desarrollador web especializado en Ruby on Rails, al que le apasionan la productividad personal y el GTD como medios para lograr una vida mejor.

Un comentario hasta ahora

Rafael Hernampérez
Comentado hace casi 2 años

He utilizado alguna que otra vez esta técnica en mis sesiones de desarrollo, pues se requiere de mucha concentración para desarrollar tareas. Esta técnica, nacida con el propósito de programar, es útil también para otras tareas que requierean de una actividad concentrada y sin distracciones. Añadiría, sin duda alguna, que han de evitarse a los ladrones de tiempo y toda distracción posible (notificaciones, correos, llamadas, etc.)

Esta entrada ha sido cerrada a nuevos comentarios.

RSS para el Blog de FacileThings FacileThings en Twitter FacileThings en Facebook
FacileThings

Pruébala GRATIS 30 días

Aprende a vivir una vida más productiva, con menos estrés.

¡Empieza ya!

FacileThings

¿No conoces FacileThings?

Visita Rápida

Tweets

Blogs productivos

  • Buenhabit ~ Montse Vila

    Pinceladas de desarrollo personal y productividad.

  • Cambiando Creencias ~ Antonio José Masiá

    Desarrollando valor en las personas a través de la productividad, GTD y desarrollo personal

  • David Torné 2.0 ~ David Torné

    Productividad y desarrollo.

  • Du Tudú ~ Daniel Aguayo

    GTD y productividad personal.

  • El Canasto ~ Jeroen Sangers

    Productividad personal.

  • Jerónimo Sánchez ~ Jerónimo Sánchez

    Productividad personal y metodologia GTD

  • Optima Infinito ~ José Miguel Bolívar

    Innovación, productividad y GTD.