Productividad Personal

Cómo mantenerte productivo por las noches: Una pequeña guía

AUTOR: Kenny Gill Tags Consejos Hábitos

¿Quieres impulsar tu productividad personal?

Organízate con eficacia. Sin estrés.

La solución definitiva para hacer GTD®

Tu sistema GTD®, listo desde el primer minuto

Productive at night

Hay gente que piensa que ser una persona nocturna es algo negativo. Se dan cuenta de que son más productivos por la noche y piensan que hay algo que no funciona bien. Sin embargo, hay estudios que demuestran que ser alondra o ser búho es genético. Por ello, no hay nada que funcione mal si te das cuenta de que eres más productivo por la noche. Eres simplemente tú mismo ¡y eso no necesita cambiarse!

Cuando trabajas mejor por las noches, madrugar se convierte en un reto. Saltar de la cama para empezar las actividades diarias puede ser muy tedioso. Dado que no eres una persona a la que se le den especialmente bien las mañanas, lo pasarás mal al tener que madrugar de todas formas. Puede que acabes frustrado el resto del día y seas menos productivo.

La mejor manera de mantenerte productivo es no cambiar quien eres. En vez de eso, esto va de hacer lo que funcione mejor para ti. No necesitas agobiarte para trabajar durante el día cuando puedes trabajar durante la noche y ser más productivo. Aquí te damos una pequeña guía para ser más productivo cuando trabajes por las noches.

Encuentra tus ritmos

Antes de decidir si trabajarás durante la noche tienes que asegurarte de que es el momento indicado para ti. Tus ritmos de sueño es lo primero que tienes que aprender si quieres ser efectivo. Necesitas preguntarte “¿Trabajo mejor durante el día o durante la noche?” Aunque esto parezca obvio, es muy importante conocerse a uno mismo.

No intentes ir en contra de tu naturaleza. Si trabajas mejor durante el día, no intentes trabajar por la noche. Al mismo tiempo, si las noches funcionan mejor para ti, entonces no te compares con los individuos que trabajan mejor durante el día. La idea aquí es que deberías encontrar lo que te sale de manera natural.

La mayoría de los horarios de trabajo hoy en día están diseñados para cumplir con las necesidades de las alondras. Trabajar de 9 a 5 se ha convertido en una rutina para la mayoría de la gente. El reto de esto es que no todo el mundo entra en esa categoría. Sólo porque la mayoría de los horarios de trabajo no te hagan ningún favor no quiere decir que no debas trabajar cuando te resulta más útil. Tienes la libertad de elegir el momento más apropiado para ti.

No es suficiente con que sepas que trabajas mejor por la noche. Es importante dar un siguiente paso para identificar el momento específico de la noche en el que eres más productivo. Debes establecer el momento en el que tienes más energía. Una vez identificado, te será más fácil crear una rutina a su alrededor. También estarás en una posición de identificar momentos que te encajen a ti y a tus seres queridos.

Piensa a largo plazo

Nada tiene éxito sin una planificación adecuada. En todo, es importante establecer las actividades que necesitas lograr para lograr ese objetivo. Para decidir con antelación lo que necesitas establecer, necesitas tomarte tu tiempo y pensar. No quieres empezar una rutina que no te funcione.

Piensa en las implicaciones a largo plazo de tu decisión. El objetivo es asegurarte de que tu plan de permite conseguir tu objetivo, que en este caso es volverte más productivo. Considerar las implicaciones a largo plazo de tu decisión es crucial. Tómate tu tiempo para determinar cómo trabajar por la noche puede repercutir en otras actividades.

No hay duda de que cambiar tu trabajo a por la noche puede afectar el resto de tus rutinas. Notarás que al trabajar en esos momentos, te pasarás casi todo el resto del día descansando. Esto saca a la luz la necesidad de pensar qué vas a hacer con el resto de tus actividades. Por ejemplo, no es posible hacer la mayoría de las llamadas durante la noche, dado que es cuando la mayoría de la gente duerme.

Cómo no serás capaz de cumplir con la mayoría de tus recados de la manera habitual, necesitarás estrategias para poder hacerlas durante el día. Establece planes a largo plazo para hacer lo que necesitas hacer durante las horas laborables. Esto asegurará que podrás concentrarte en tu trabajo durante la noche sin distracciones.

Aunque pensar a largo plazo es importante, también necesitas ser realista. Empieza con poco y trabaja despacito hacia tu objetivo mayor. Cuando el objetivo es demasiado grande, te encaminas al fracaso. Descubre cómo son tus noches y planifica cómo quieres que sea tu rutina. Una vez empieces, puedes continuar estableciendo retos más grandes.

Apóyate en recordatorios y alarmas

Establecer un hábito requiere tiempo. No está garantizado que vayas a empezar a ser efectivo la primera vez que trabajes por la noche. De hecho, puede que al principio te cueste por no estar acostumbrado. Puede que encuentres que es más difícil despertarse y trabajar en el momento que has identificado.

Al principio, confiar sólo en tu fuerza de voluntad puede que no funcione. Recuerda que pese a ser un búho, has estado trabajando en las horas laborables normales durante el día. Cambiar a donde perteneces puede suponer varios retos que necesitas anticipar. Por ejemplo, marcar el tiempo puede no ser fácil.

Como tu fuerza de voluntad te fallará, aprovecha los recordatorios y alarmas para organizar tu noche. Una alarma y un recordatorio te ayudarán a identificar las cosas que necesitas hacer antes de irte a la cama. Será más fácil de operar ya que eres consciente de lo que necesitas conseguir en el tiempo que tienes.

En el caso de que tengas dificultades para usar las alarmas y los recordatorios, puedes ponerte creativo. Por ejemplo, si te gusta escuchar música antes de irte a la cama, puedes configurar una alarma para que te indique que escuches música 30 minutos antes de irte a dormir. Una vez que lo hagas por un tiempo, la música puede servir como un buen recordatorio para comenzar o terminar las tareas.

Antes de empezar a trabajar, identifica las tareas que necesitas realizar. Enumera las tareas para no omitir ninguna. Continúa y establece la cantidad de tiempo que te llevaría hacer todas las tareas que has planeado. La alarma y el recordatorio deben estar basados en el tiempo que has asignado a cada tarea.

Debes tener en cuenta que al principio, puedes tener problemas con la alarma y el recordatorio. La alarma puede sonar y tú no querer cambiar de tarea como tenías pensado. No te desanimes ya que esto le pasa a todo el mundo. En su lugar, haz lo mejor que puedas tan pronto como te resulte fácil obedecer la alarma y el recordatorio a medida que pasa el tiempo.

Sigues necesitando dormir

Todos necesitamos dormir lo suficiente. El problema es que las actividades que exigen nuestra atención son tantas que es obligatorio despertar. Trabajar durante la noche no significa que no valores el sueño. De hecho, necesitas dormir como cualquier otra persona. ¡La única diferencia es que has elegido hacerlo durante el día!

Dormir lo suficiente es crítico como persona nocturna. No puedes pasarte el día de arriba a abajo y esperar ser productivo durante tus horas de trabajo normales por la noche. Si no duermes lo suficiente, te encontrarás cerrando los ojos y volviendote a dormir.

El secreto para evitar problemas durante la noche es tener un sueño suficiente durante el día. Puede ser un reto tener un patrón de sueño consistente, ya que la mayoría de las personas a tu alrededor son personas de mañanas, y harán que sea difícil para ti dormir. Pueden estar haciendo ruido y abriendo las ventanas, y así interrumpir tu sueño.

Compra persianas que puedas usar para bloquear la luz mientras duermes. Esto asegurará que la iluminación durante el día no te incomode. En cuanto al ruido, consigue una máquina de ruido blanco. Si esto no es posible, puedes usar aplicaciones de sonidos de la naturaleza para ayudar a bloquear los ruidos exteriores. Cuando consigas controlar tanto la luz como el ruido, estarás en posición de disfrutar del sueño durante el día como cualquier otra persona que duerme por la noche.

Lo más importante es que no quieres que te molesten mientras duermes. Si bien es posible controlar la iluminación y el ruido, el teléfono es una fuente de interrupción. Antes de dormir, es necesario poner el teléfono en modo silencioso. Esto asegurará que puedas dormir tranquilo sin despertarte al recibir llamadas. Una vez que te despiertes, ya atenderás las llamadas y mensajes que te perdiste mientras dormías.

Esencialmente, podrías haberte preguntado: “¿Por qué sólo soy productivo de noche?” Ahora tienes la respuesta. No necesitas luchar para trabajar durante el día como las personas matutinas mientras sabes que eres búho. Trabajar por la noche te permitirá ser más productivo ya que estarás operando en tu ambiente natural. El desafío es que, dado que has estado trabajando durante el día, puede resultar difícil adaptarse al nuevo horario. Es por eso que necesitas prepararte con antelación.

Al principio, necesitas identificar las horas de la noche en las que eres más productivo. Entonces puedes canalizar tu energía en esas horas. A medida que planificas tu horario, debes pensar en las implicaciones a largo plazo de tu decisión. Planifica con antelación para asegurarte de que puedas asistir a otras actividades y de que tienes tiempo para trabajar durante la noche. Además, planifica las actividades individuales que harás, usando una alarma y un recordatorio. Al final, recuerda que necesitas dormir bien.

Kenny gill
Kenny Gill

Kenny es asesor principal y escritor en customessayorder.com. Está familiarizado con eventos corporativos, deportes y educación. Es responsable de satisfacer las necesidades de comunicaciones internas para funciones comerciales, así como de escribir, crear y editar diversos contenidos de calidad. Desempeña un papel de liderazgo en el desarrollo y la creación de buen contenido para diferentes tipos de audiencia.

Descarga GRATIS el ebook “The Pursuit of Mastery”!

Pursuit of mastery ebook

2 comentarios

D75c9716a96ad901f25f1b458fda4d80
Comentado hace casi 2 años Jaír Amores Laporta

Buenas! Aquí Jaír, de EfectiVida
Interesante artículo. Está claro que cada persona es un mundo, y que los ciclos de máximo rendimiento son distintos también.
Yo ahora estoy investigando y haciendo alguna pequeña prueba con el sueño bifásico. La idea es adaptar los horarios para ganar algo de tiempo, sin sacrificar el sueño. De momento, va bien.
¿Qué opinión tienen al respecto?
Un saludo desde Canarias!

D75c9716a96ad901f25f1b458fda4d80 Jaír Amores Laporta

Buenas! Aquí Jaír, de EfectiVida
Interesante artículo. Está claro que cada persona es un mundo, y que los ciclos de máximo rendimiento son distintos también.
Yo ahora estoy investigando y haciendo alguna pequeña prueba con el sueño bifásico. La idea es adaptar los horarios para ganar algo de tiempo, sin sacrificar el sueño. De momento, va bien.
¿Qué opinión tienen al respecto?
Un saludo desde Canarias!

Fcb879f1bc70aa0f661b842011f280fb
Comentado hace casi 2 años Francisco Sáez

Hola Jaír,

Soy el editor del blog. Sólo quería comentarte que éste es un artículo traducido de un escritor americano y no contestará comentarios.

Por mi tarde, tampoco puedo aportarte nada, porque no tengo ningún conocimiento del tema que comentas.

Un saludo y disculpa las molestias.

Fcb879f1bc70aa0f661b842011f280fb Francisco Sáez

Hola Jaír,

Soy el editor del blog. Sólo quería comentarte que éste es un artículo traducido de un escritor americano y no contestará comentarios.

Por mi tarde, tampoco puedo aportarte nada, porque no tengo ningún conocimiento del tema que comentas.

Un saludo y disculpa las molestias.

Los artículos se cierran a nuevos comentarios después de 30 días.

Prueba FacileThings 30 DÍAS GRATIS y empieza a vivir a tu ritmo

No necesitas tarjeta de crédito para probar. Cancela cuando quieras con un solo clic.