Productividad Personal

¿Qué relación hay entre el ejercicio físico y la productividad?

AUTOR: Francisco Sáez Tags Consejos Hábitos Ciencia Trabajo y Vida Salud
“Tienes que hacer ejercicio, o en algún momento simplemente colapsarás” ~ Barack Obama

¿Quieres impulsar tu productividad personal?

Organízate con eficacia. Sin estrés.

La solución definitiva para hacer GTD®

Tu sistema GTD®, listo desde el primer minuto

Exercise and productivity

Mucha gente percibe el cambio de año como una nueva oportunidad para hacer que las cosas mejoren. Es época de buenos propósitos, aunque éstos no son más que deseos que no se cumplirán a no ser que definas objetivos claros y acciones para llevarlos a cabo.

Uno de los propósitos más habituales es “practicar más deporte”, “hacer más ejercicio”, “ponerme en forma”. Lo que me parece genial, porque invertir en tu cuerpo es una de las mejores cosas que puedes hacer en tu tiempo libre. Pero es que, además de los beneficios obvios en tu salud, resulta que el ejercicio físico y la productividad personal están estrechamente relacionados.

Cuando a Richard Branson le preguntaron en una entrevista qué consejo daría a aquéllos que quieren ser más productivos, su respuesta resultó del todo impredecible: “Entrenar”. Estar en forma es, según él, la principal razón de su gran productividad. El ejercicio físico hace que el cuerpo libere endorfinas, unas sustancias químicas que tienen la cualidad de producir una gran sensación de bienestar. Branson estima que entrenar incrementa su productividad en tres o cuatro horas, gracias a un fuerte aumento en su capacidad de concentración.

En 2005, un estudio llevado a cabo por la Universidad de Bristol, sugería que hacer ejercicio antes de ir a trabajar, o a la hora de comer, ayuda a eliminar el estrés y favorece la productividad. Del estudio se concluía que los trabajadores que practicaban algún ejercicio antes de trabajar, se sentían más motivados para afrontar la carga de trabajo diaria que los que no hacían nada. Dichos trabajadores mostraron una mayor concentración y una mejor gestión de su tiempo, finalizando más tareas a tiempo que el resto. Además, éstos reconocieron estar de mejor humor y, como consecuencia, haber mejorado sus relaciones interpersonales en el trabajo durante los días de entrenamiento.

Otro estudio de 2009, efectuado por la Universitat de les Illes Balears, corrobora que practicar ejercicio de forma moderada, además de tener un impacto directo en la disminución de la presión arterial, en la mejora del consumo de oxígeno máximo y en la reducción en el índice de masa corporal, produce mejoras mejoras en la productividad laboral y disminuyen el absentismo: “podemos alegar que la mejora de la productividad es consecuencia de la mejora en el estado de salud y este a su vez se deriva del programa de entrenamiento sistematizado y controlado.” Las personas que realizaban ejercicio de manera regular también manifestaban un mayor nivel de bienestar y una menor percepción de estrés.

Resumiendo, hacer ejercicio es muy bueno para ti y también para tu empresa. Las empresas quieren que seas más productivo y que no te pongas enfermo con facilidad, así que algunas empiezan a proporcionar sus propias instalaciones deportivas y otras facilitan pases o descuentos en gimnasios cercanos. Y, por supuesto, a ti te interesa tu salud, tanto física como mental (sobre todo si tienes un trabajo sedentario).

No abandones este propósito. Asegúrate de llevarlo a cabo introduciendo rutinas, proyectos y acciones en tu sistema de gestión personal que te ayuden a convertir el hecho de hacer ejercicio en un hábito natural de tu vida. Elige el tipo de ejercicio que más te guste, y empieza a practicarlo. Será tu mejor decisión este año ;)

No hay comentarios

¡Comparte tus pensamientos!

Escribe tu comentario:

Prueba FacileThings 30 DÍAS GRATIS y empieza a vivir a tu ritmo

No necesitas tarjeta de crédito para probar. Cancela cuando quieras con un solo clic.