Productividad y GTD

Tú estado de ánimo y tu productividad tienen una relación muy fuerte. Esto es lo que sabemos sobre ello

AUTOR: Warren Fowler
Mood and productivity

¿Alguna vez has tratado de definir el concepto productividad? Si lo tomamos como un término económico, una organización o un país es productivo cuando usa todos sus recursos, capital, materiales, tierra, trabajo, información, y energía en la producción de bienes y servicios. Si hablamos de productividad personal, esa definición todavía se acerca bastante. Para hacerlo lo más simple posible, significa usar todos los recursos (mayoritariamente tiempo) para producir los mejores resultados en nuestro trabajo.

Ahora relacionemos la productividad a otro concepto: el estado de ánimo. Es un sentimiento generalizado y una mentalidad temporal. Está altamente conectado con nuestras emociones. Cuando vives emociones negativas como el enfado, la tristeza, o ansiedad, estás de mal humor. Si estás contento, estás de buen humor.

Estar de buen humor te hace entusiasta y centrado. Cuando estás de mal humor, estás estresado o incluso deprimido. No hace falta decir que no se puede llegar a una productividad óptima si estás de mal humor. Hay una conexión fortísima entre tu estado de ánimo y las fluctuaciones en tu productividad. Y eso es lo que exploraremos hoy.

El mal humor lleva a la ansiedad y la depresión, relacionadas con la procrastinación.

Cuando eres infeliz de manera continuada, no estás simplemente en una situación de mal humor temporal. Estás pasando un problema cuya causa es más profunda y está a niveles inconscientes.

Los estudios identifican una relación positiva y significativa entre la depresión, la ansiedad y la procrastinación conductual o consciente. A pesar de cualquier intento de mejorar y mantener tu productividad, el estado mental negativo tiene un fuerte impacto en cualquier cosa que hagas.

Maria Bosch, una escritora de BestEssays, comparte su experiencia: “me enfrenté a un agravamiento de mi salud durante un periodo de tiempo significativo, y conscientemente noté que la procrastinación empezó en el momento del diagnóstico. Empecé a retrasar y posponer mi trabajo durante horas, días e incluso semanas. Estoy segura de que el cambio en mi productividad en ningún momento debdo a la pereza, sino a un profundo estado de enfado y desamparo causado por la situación. Pero mejoró mi salud, y adivina: también volví a ser más productiva.”

Tiene sentido. Cuando estás deprimido, no importa lo empeñado que estés en hacer las cosas, tu trabajo sufre las consecuencias. Es interesante ver que la mayoría de la gente es consciente de lo que pasa. Saben que están procrastinando y ven cómo sus niveles de productividad caen. Y son conscientes de la seriedad de la situación. De alguna manera, esa auto-observación es interesante. Notan cuándo y porqué procrastinan y sienten las fluctuaciones en su compromiso con el trabajo.

Hay otros que no son conscientes; simplemente se vuelven depresivos y menos productivos durante un largo periodo de tiempo, sin prestar atención a todas las cosas que han ido mal. Si no hay algo que les haga darse cuenta de la situación, la depresión sólo se va agravando.

¿Podemos hacer algo para cambiar esto?

Incluso los malos estados de ánimo temporales pueden afectar tu productividad a muchos niveles.

¿Te has dado cuenta de que mucha gente se vuelve más productiva en primavera? Son inactivos durante el invierno. Hacen su trabajo pero no están motivados para aprender y a hacer progresos. No están motivados para dar paseos, hacer ejercicio o conectar con más personas — estos también son aspectos importantes de la productividad personal. Esto es porque no tienen suficiente vitamina D, también conocida como “la vitamina del sol”. Hay estudios demuestran que la deficiencia de vitamina D está relacionada con la depresión y al deterioro cognitivo. Por eso mucha gente nota un cambio tan positivo en su estado de ánimo cuando empieza el sol de la primavera.

¿Pero deberíamos dejar que estos factores afecten nuestro estado de ánimo además de nuestra productividad? ¿Deberíamos conformarnos con el hecho de que si no estamos de buen humor, no realizaremos nuestro mejor trabajo? No.

Los líderes de todo el mundo están implementando políticas en el lugar de trabajo con la intención de mejorar el estado de ánimo de sus trabajadores. ¿Por qué crees que Google invierte tanto en hacer que sus empleados sean felices? Cuando tu jefe te inspira para manejar los estados de ánimo negativos, se está llevando un gran retorno de inversión: estás haciendo un mejor trabajo.

Sin embargo, si no eres parte de ese tipo de organizaciones, tendrás que apañarte tu mismo.

  • Lo primero que debes hacer es encontrar la conexión entre los cambios de ánimo y tu rendimiento cognitivo. ¿Estás procrastinando o rindiendo mal en el trabajo? ¿Por qué? Encuentra la respuesta a ese por qué, y estarás listo para abordar la razón que te llevó a ese resultado.
  • Haz de tu productividad un objetivo más fácil de lograr. FacileThings te ofrece una metodología efectiva de autogestión que te ayuda a hacer más con menos esfuerzo. Está basada en cinco pasos: capturar, aclarar, organizar, revisar y hacer. Pruébalo, ¡funciona! Te ayudará a combatir las ganas de procrastinar porque podrás centrarte en tus prioridades.
  • Asegúrate de que tu memoria de trabajo no se desborda. Ten prioridades y asegúrate de dejar espacio para tus propias necesidades. No debes centrar toda tu vida en ser productivo laboralmente. La productividad personal es también importante, y es necesario que mantengas un equilibrio. Empieza a hacer yoga, lee más, empieza un blog, o haz cualquier cosa que te haga feliz.
  • Si crees que tu falta de productividad está relacionada con un mal estado de ánimo constante, que puede estar relacionado con la ansiedad o la depresión, busca ayuda. Una sola sesión con el psicólogo adecuado puede cambiar tu vida. Una buena terapia puede mejorar tu ánimo, lo que seguro que hace que se mejoren tus niveles de productividad.
  • ¡Ríete! Es el mejor remedio. Sé que a veces tienes tantos problemas que es imposible sonreír, pero intenta estar contento para alguien que lo esté. Lo menos que puedes hacer es escuchar la broma de alguien y reírte. Sinceramente. No importa lo que te moleste, siempre puedes encontrar alguna razón para iluminarte un poco. Puede sonar muy cursi, pero es cierto.
  • Come algo de chocolate o cualquier otro tipo de comida que habitualmente te haga feliz. Es simple, pero una manera eficaz de mejorar el mal humor temporal.

Simplemente eres humano. Puedes ir de lo más alto a lo más bajo en cuestión de horas, y es natural que pase. Sin embargo, si te ocurre muy a menudo, entonces tienes un problema que necesita una solución. Presta atención si los cambios de ánimo son extremos y frecuentes. Porque afectan a tu productividad y a tu visión del mundo. Gestiona esos cambios de humor y recuperarás tu vida, con toda su eficiencia.

Un comentario

690944c6122980bb40566b20939599e1
Comentado hace 4 meses Primo

Saludos

690944c6122980bb40566b20939599e1 Primo

Saludos

Los artículos se cierran a nuevos comentarios después de 30 días.

Prueba FacileThings 30 DÍAS GRATIS y empieza a vivir a tu ritmo

No necesitas tarjeta de crédito para probar. Cancela cuando quieras con un solo clic.