Productividad y GTD

Las Cosas Atractivas Funcionan Mejor

AUTOR: Francisco Sáez
"Nuestra forma de pensar no se puede separar de lo que sentimos." ~ Donald A. Norman
Blog productivity

Un usuario de Internet tan solo necesita 50 milisegundos para formarse una primera impresión de la página que está visitando. Aún resulta más interesante saber que, después de una exposición mucho más duradera a esa página, la impresión final apenas varía con respecto a esa primera y breve impresión.

Un estudio llevado a cabo por la Universidad de Stanford determinó que la estética de un sitio web era el factor que más influye en la opinión que un visitante se forma sobre la credibilidad del sitio, por encima de otros factores como la calidad de los contenidos, la estructura del sitio e, incluso, la reputación de la empresa o la marca.

Tiene su sentido. Cuando vemos que hay una atención extrema a los detalles estéticos, pensamos subconscientemente que esa clase de atención se ha empleado también en otras partes menos visibles del producto, lo que aumenta nuestra confianza hacia él.

Parece lógico, pues, que la estética influye mucho en cómo percibimos las cosas, y las percepciones influyen en cómo las valoramos. Sí, reconozco haber comprado alguna vez un libro simplemente por el diseño de su cubierta.

Esto otro que parece menos lógico: Las cosas atractivas funcionan mejor. ¿Qué tiene que ver la belleza con el funcionamiento?

Donald A. Norman, científico cognitivo, escribió en 2003 el libro Emotional Design: Why We Love (or Hate) Everyday Things. En el primer capítulo, Attractive Things Work Better, narra un experimento que llevaron a cabo unos investigadores japoneses, primero en Japón y después en otros lugares del mundo con diferencias culturales. Diseñaron dos cajeros automáticos que realizaban exactamente las mismas funciones, de la misma manera. La única diferencia estaba en el aspecto: uno era feo, mientras que el otro tenía una pantallas y botones con un diseño mucho más atractivo.

El resultado del experimento fue sorprendente: Los usuarios afirmaban que el cajero de diseño atractivo era más fácil de utilizar.

¿Cómo es eso posible? Norman da un par de explicaciones. Cuando utilizamos algo que nos resulta agradable, nos sentimos bien y nos encontramos más relajados, y eso hace que nuestro cerebro sea más creativo y encuentre más fácilmente la manera de solucionar problemas. Por el contrario, cuando utilizamos algo que nos desagrada, tenemos cierto grado de frustración y ansiedad que nos dificulta encontrar soluciones a los problemas. Además, somos más tolerantes a los problemas cuando se presentan en un envoltorio atractivo.

En resumen, la estética no solo afecta a la usabilidad de las cosas sino también a su funcionamiento. Si creas productos o diseñas sitios web, la experiencia de usuario debe estar siempre en tu mente.

Y si buscas productos que te ayuden a mejorar tu productividad y creatividad (ordenadores, tabletas, smartphones, libretas, bolígrafos, software, etc.) quizá deberías incluir su atractivo como factor de decisión a la hora de elegir uno, además de su funcionalidad y su coste. Resulta que la belleza no es algo tan superfluo… aunque eso ya lo saben en Apple, ¿verdad?

No hay comentarios

Los artículos se cierran a nuevos comentarios después de 30 días.

Prueba FacileThings 30 DÍAS GRATIS y empieza a vivir a tu ritmo

No necesitas tarjeta de crédito para probar. Cancela cuando quieras con un solo clic.