Productividad y GTD

Trabajar en profundidad

AUTOR: Francisco Sáez
“Quien eres, lo que piensas, sientes y haces, lo que amas, es la suma de en qué te enfocas.” ~ Cal Newport, Deep Work
Deep work

Estos días estoy leyendo el libro Deep Work de Cal Newport (todavía no lo han traducido al castellano). Si, como yo, eres un trabajador del conocimiento que necesita trabajar de manera habitual durante muchas horas concentrado de verdad en una determinada tarea, no solo para terminarla, sino para obtener un resultado de la mayor calidad posible, te recomiendo que leas este libro.

Cal Newport define el trabajo en profundidad (deep work) como “aquéllas actividades profesionales realizadas sin distracciones que llevan tus capacidades cognitivas a sus límites. Estos esfuerzos crean siempre un valor nuevo, mejoran tus habilidades y son difíciles de replicar.”

En contraste, el trabajo superficial (shallow work) se refiere a “tareas de tipo logístico, no exigentes cognitivamente, que a menudo se realizan en un estado de semi distracción. Estos esfuerzos no crean demasiado valor en el mundo y son fáciles de replicar.”

Paradójicamente, los trabajadores del conocimiento modernos cada vez nos vemos abocados a hacer menos trabajo profundo y más trabajo superficial. Algunos factores de nuestra actualidad económica y tecnológica, como la omnipresencia de las redes sociales y el acceso permanente a ellas desde teléfonos móviles y ordenadores conectados en red, están fragmentando nuestra atención en pequeñas porciones. Y eso dificulta enormemente realizar trabajos bien hechos.

El trabajo en profundidad puede aportar un gran valor a tu carrera y, sin duda, te ayuda a distinguirte de otros profesionales que están más preocupados de emitir 20 tuits cada día que de producir un trabajo genuino de gran calidad.

Hoy en día, el resultado de tu trabajo puede alcanzar a una audiencia enorme, prácticamente sin límites. Pero también compites con los mejores, y esa competencia tampoco tiene límites. Si lo que produces es mediocre, tu audiencia encontrará alguna alternativa mejor sin ninguna dificultad. Dar lo mejor de ti mismo y obtener el mejor resultado posible se ha convertido en algo imprescindible. Y este tipo de trabajo requiere “profundidad”.

El trabajo en profundidad también es necesario para aprender cosas complejas que requieran atención ininterrumpida y una gran demanda cognitiva. En la actual economía de la información, basada en sistemas complejos que cambian y evolucionan a gran velocidad, la capacidad de aprender cosas rápidamente supone una gran ventaja competitiva.

Sin embargo, para poder trabajar en profundidad hace falta un entorno que la mayoría de empresas no provee. Además de tener unas condiciones externas aceptables, hemos de “aprender” a trabajar de esta manera, algo que no es tan fácil porque, en general, nuestra capacidad de concentración en algo durante mucho tiempo ha disminuido bastante. Seguro que te has dado cuenta de lo que te cuesta estar un par de horas concentrado en algo sin mirar el móvil.

Los periodos para trabajar en profundidad, sean unas horas o unas semanas, se tienen que buscar. Hay que planificarlos y hay que comprometerse con ellos. Personalmente, organizo mis días alrededor de un par de bloques de tiempo “deep work” (incluso antes de saber que tenían ese nombre), dejando las tareas superficiales que son completamente inevitables para momentos en que he abandonado ese tipo de trabajo. Y te puedo asegurar que tres o cuatro horas al día de trabajo en profundidad, totalmente concentrado y sin distracciones, permiten producir mucho valor.

No hay comentarios

Los artículos se cierran a nuevos comentarios después de 30 días.

Prueba FacileThings 30 DÍAS GRATIS y empieza a vivir a tu ritmo

No necesitas tarjeta de crédito para probar. Cancela cuando quieras con un solo clic.