Productividad y GTD

Cómo organizar tus ideas y conseguir terminar más proyectos de escritura

AUTOR: Jennifer Pauli

¿Quieres impulsar su productividad personal?

Pon tu vida en orden, sin estrés

La solución definitiva para hacer GTD®

Tu sitema GTD®, listo desde el primer minuto

Writing projects

Hay un gran problema al que se tienen que enfrentar tanto los nuevos escritores como los expertos. Lo creas o no, el problema tiene que ver con tener demasiadas ideas, algo que te sobrepasa. Seguro que muchos escritores se sorprenden ante esta declaración. La mayoría de ellos te dirán que el verdadero problema es experimentar el bloqueo del escritor, mientras que tener demasiadas ideas es más bien una bendición. Todos sabemos lo difícil que puede ser mantenerse operativo cuando se trabaja en servicios de redacción o escribiendo en un blog. Sin embargo, enfoquémonos en el bloqueo del escritor desde otro ángulo. ¿Te acuerdas de cuántas ideas brillantes fueron enterradas en un bloc de notas? ¿Qué hay de esos numerosos momentos, cuando un pensamiento golpea tu mente de repente y luego se pierde en el vacío? ¿Cuántos pensamientos que se te han ocurrido en la ducha y sueños nocturnos hay en su cuaderno? Todo eso son historias no escritas.

Las ideas que no se llevan a cabo están dando vueltas en tu cabeza cuando intentas empezar un nuevo proyecto. Incluso cuando tu carpeta de escritura está llena de ideas, hay momentos en los que te sientas frente al portátil con la mente en blanco. Puedes escribir cualquiera de ellas, pero ¿cómo elegir? ¿Qué quieres hacer con cada uno de esos bocetos y proyectos inacabados? En realidad, no hay una solución única y universal.

Sin embargo, hay algunos consejos para despejar el desorden y ayudarte a concentrarte en proyectos que son realmente importantes y valiosos. Veamos algunos de ellos.

Elige los proyectos que puedas terminar más rápidamente

Echa un vistazo a tus proyectos y piensa si hay uno que puedas terminar antes que cualquier otro. Puede ser una novela a medio escribir o una entrada en un blog que hayas esbozado hace un mes. Tal vez te has olvidado de uno de tus artículos y lo has dejado inacabado porque algo te distrajo. Ha llegado el momento de encontrarlo y terminarlo.

Si hay algo que puedes terminar rápido, entonces hazlo. Terminar un proyecto es inspirador, así que es genial cuando se puede hacer rápidamente. Cuando terminas un proyecto, es más fácil seguir adelante. Sin embargo, ten cuidado al elegir. Si archivaste un determinado proyecto porque odiabas trabajar en él, deberías eliminarlo de tu lista de tareas pendientes. Lo más probable es que te quedes atascado de nuevo y que tu desorden se mantenga tal y como está. Es crucial que elijas algo que te guste cuando empieces a escarbar entre los montones.

Deshazte de los proyectos que no necesites

Vale, sí, renunciar a los proyectos no es demasiado agradable. En su momento, la idea te gustó e incluso te apasionó. ¿Y si ésta es mi gran idea? Pensar eso asusta. Pero ese miedo se basa es en la creencia de que ya no tendrás más grandes ideas. No te preocupes, las tendrás. Incluso cuando se abandonan proyectos, los esfuerzos nunca son en vano, porque se aprende y se experimenta. Esto te ayuda a crecer y a tener más y mejores ideas. Deja que tus proyectos antiguos y archivados sean una especie de ejercicio para mejorar tus habilidades. Si no quieres borrarlos completamente, entonces dejalos apartados.

¿Qué necesitas para terminar cada proyecto?

Ahora, cuando tus documentos están en orden, es el momento de pensar en cómo tratarlos. Echa un vistazo a un proyecto inacabado y piensa en los pasos que debes seguir para llevarlo a cabo. Digamos que tienes una gran novela sin editar que necesita ser revisada y pulida. O tal vez tienes un artículo al que le falta investigación, una entrada de blog con una estructura que no te convence, una historia parcialmente escrita que necesita algo de feedback, etc. Ten un plan en mente que te ayude a moverte en la dirección correcta.

Prioriza tus proyectos

Cuando termines con el primer proyecto, debes priorizar el resto. Elije otras tareas que se puedan terminar más rápido y cúmplelas. Sin embargo, los proyectos más largos también necesitan que les prestes atención. Si tiene un escrito que llevas años intentando terminar, probablemente no quieras estar otro año más dándole vueltas.

Lo mejor es mantener tus proyectos organizados y establecer fechas límites para tus tareas. ¿Quieres que publiquen tu artículo el mes que viene? ¿En dos meses? Los límites de tiempo te motivarán para continuar trabajando.

Conclusión

Cuando hay un montón de proyectos que no has terminado, puede ser difícil abordarlos. Estos consejos son bastante generales, pero te ayudarán a mantener tu flujo de trabajo bajo control. Además, siguiendo estos pasos no le perderás la pista a tus otras ideas y seguirás avanzando.

Como es obvio, seguirás teniendo nuevas ideas. Esto significa que tendrás que ir organizando, reorganizando, esbozando y priorizando tus proyectos todo el tiempo. No es algo proceso que se haga una sola vez, así que ten en cuenta estos consejos. Con suerte, te ayudarán a mantenerte el camino correcto y a estar menos sobrecargado. ¡Buena suerte!

No hay comentarios

Los artículos se cierran a nuevos comentarios después de 30 días.

Prueba FacileThings 30 DÍAS GRATIS y empieza a vivir a tu ritmo

No necesitas tarjeta de crédito para probar. Cancela cuando quieras con un solo clic.