6 Consejos para Afrontar tus Proyectos Personales

By Francisco Sáez • 19 Agosto, 2013

Hace unos meses escribí sobre los beneficios de tener un proyecto personal o paralelo, fuera del marco de tu trabajo habitual. Aunque las ventajas son bastante evidentes, es cierto que resulta complicado encontrar la motivación suficiente (porque siempre hay tiempo suficiente) para empezar y finalizar un proyecto que te va a quitar tiempo de hacer otras cosas.

Los proyectos personales suelen ser grandes proyectos; duran varios meses (incluso años) y tienen cierta complejidad. En realidad, cualquier proyecto que requiera unos meses de ejecución implica un nivel elevado de complejidad. Como mínimo, habrá que dividir el proyecto en fases, éstas fases en tareas y planificar dichas tareas. La complejidad del proyecto aumentará exponencialmente con el número de personas implicadas; las comunicaciones se complican.

Pero el problema principal de los grandes proyectos es que nos intimidan. Incluso aquéllos que nos apetece mucho hacer, porque nacen de ideas propias. Si eres un emprendedor o un programador—o ambas cosas, como yo—sabes a qué me refiero: crear una empresa o desarrollar una aplicación son grandes proyectos. Es estupendo mirar hacia atrás cuando ya has terminado un proyecto de este tipo; te llena de satisfacción. Sin embargo, asusta mirar hacia adelante cuando todavía no lo has empezado.

A lo largo de mi vida he pensado en mucho proyectos que me habría gustado llevar a cabo, he empezado un pequeño porcentaje de ellos y he terminado tan sólo unos pocos de estos últimos (uno de ellos es el sitio web que estás visitando ahora mismo). Así que, aquí tienes unos consejos para acometer este tipo de proyectos:

  1. Empieza. Parece obvio, pero hay estudios que sugieren que a nuestro cerebro le cuesta mucho comprometerse con metas a largo plazo, porque reconoce que hay muchas posibilidades de abandonar en cuanto empiecen las dificultades. Después del entusiasmo inicial, empezamos a visualizar las peores partes del proyecto, las que—de momento—no tenemos ni idea cómo realizar. Por esta razón, tenemos una fuerte tendencia a procrastinar el comienzo de todo gran proyecto. Sin embargo, está en nuestra naturaleza tratar de terminar lo que hemos empezado, así que el primer paso es empezar. Reserva un día completo para pensar en él, definir cuál será el resultado, establecer la principales fases, investigar un poco y planificar las primeras acciones.
  2. Comprométete. Otros estudios revelan que las personas que establecen plazos estrictos en sus proyectos son mucho más consistentes y los ejecutan mucho mejor que las que no lo hacen. Así que ya sabes…
  3. Practica. La forma de ganar confianza en ti mismo, de saber que lo vas a conseguir, es dedicando horas a tu proyecto. A medida que haces práctica deliberada, aprendes, mejoras tus habilidades y las dudas se van disipando. De la misma forma que te enganchas a un libro leyéndolo, cuando vas ejecutando un proyecto consistentemente, sientes el progreso y creas el momentum necesario para llegar hasta el final.
  4. Define tu ritmo. Cada persona tiene un ritmo de trabajo óptimo. Si lo excedes, terminarás agobiándote y probablemente abandonarás. Si te quedas corto, no encontrarás la motivación suficiente y lo irás dejando poco a poco, aburrido. Establece un ritmo con el que te sientas cómodo y activa en tu sistema de gestión personal las tareas y rutinas necesarias para mantener ese ritmo. Yo tengo un proyecto personal al que dedico 2 horas dos días a la semana, y mi Agenda tiene siempre esos huecos bloqueados. A veces me tengo que “saltar una cita”, pero la siguiente sigue apareciendo, implacable.
  5. No busques la perfección. Sea lo que sea que quieres hacer, piensa en ello como una primera versión. Trata de que el resultado cumpla con unos requisitos mínimos para que sea aceptable. Necesitas ver la meta cerca. Luego, ya tendrás tiempo de mejorarlo, hacer una segunda versión o lo que sea… pero eso será otro proyecto.
  6. Ríndete cuentas. Registra lo que vas haciendo y cuándo lo haces. Esto, además de ser una buena practica de documentación de proyectos, te ayudará a mantener la disciplina y un mejor control de ti mismo. Saber qué hiciste exactamente con tu tiempo es mucho más motivador para ti que pensar vagamente que “has dedicado un par de horas a un proyecto”.

Artículos relacionados:

Sobre el autor

Dsc00156_thumb
Francisco Sáez (@franciscojsaez) es el fundador y CEO de FacileThings. Es también un desarrollador web especializado en Ruby on Rails, al que le apasionan la productividad personal y el GTD como medios para lograr una vida mejor.

2 comentarios hasta ahora

Alvaro Molina
Comentado hace más de un año

Enhorabuena por tu trabajo y gracias por este fantástico artículo!!!

Francisco Sáez
Comentado hace más de un año

Gracias por tus palabras, @Alvaro

Esta entrada ha sido cerrada a nuevos comentarios.

RSS para el Blog de FacileThings FacileThings en Twitter FacileThings en Facebook
FacileThings

Pruébala GRATIS 30 días

Aprende a vivir una vida más productiva, con menos estrés.

¡Empieza ya!

FacileThings

¿No conoces FacileThings?

Visita Rápida

Tweets

Blogs productivos

  • Buenhabit ~ Montse Vila

    Pinceladas de desarrollo personal y productividad.

  • Cambiando Creencias ~ Antonio José Masiá

    Desarrollando valor en las personas a través de la productividad, GTD y desarrollo personal

  • David Torné 2.0 ~ David Torné

    Productividad y desarrollo.

  • Du Tudú ~ Daniel Aguayo

    GTD y productividad personal.

  • El Canasto ~ Jeroen Sangers

    Productividad personal.

  • Jerónimo Sánchez ~ Jerónimo Sánchez

    Productividad personal y metodologia GTD

  • Optima Infinito ~ José Miguel Bolívar

    Innovación, productividad y GTD.