Productividad y GTD

¿Te has caído del vagón?

AUTOR: Francisco Sáez
"Si no te caes del vagón de vez en cuando, es que no estás jugando un gran partido." ~ David Allen

¿Quieres impulsar su productividad personal?

Pon tu vida en orden, sin estrés

La solución definitiva para hacer GTD®

Tu sitema GTD®, listo desde el primer minuto

Falling off the horse

¿Has tratado de implementar Getting Things Done en tu vida y no consigues hacerlo de manera sistemática? ¿Has tenido unos meses locos, llenos de cosas urgentes, y has ido poco a poco dejando de lado tu organización personal? Por más que lo intentas, después de un periodo de control ¿siempre terminas desbordado y todo vuelve al caos original?

Es cierto que la curva de aprendizaje de GTD puede ser elevada, no porque sea una metodología compleja o difícil de entender, sino porque hay que acostumbrarse a hacer las cosas de una manera diferente a como se venían haciendo anteriormente. Por eso es bastante normal que te caigas del vagón unas cuantas veces antes de que logres integrarlo definitivamente en tu vida.

No obstante, si te pasa con demasiada frecuencia, es probable que una interpretación equivocada del método (a veces se trata de un simple matiz, pero puede cambiar totalmente la perspectiva) esté impidiendo que establezcas alguno de los hábitos organizativos fundamentales. Reflexiona sobre esto:

  • ¿Capturas TODO lo que viene a tu mente? Si no los haces (o lo haces al 80%, que es lo mismo) resulta que lo que tienes en tu sistema no es un reflejo fiel de tu realidad, y tu cerebro dejará de confiar en él más pronto que tarde, lo que terminará desencadenando el abandono del resto de hábitos.
  • ¿Aclaras lo que capturas FRECUENTEMENTE? Diariamente, cada dos días… Las prioridades cambian constantemente, y si no aclaras tus cosas pendientes con la debida frecuencia, resulta que hay cosas prioritarias que todavía no tienes definidas en tu sistema. De nuevo, tu cerebro dejará de confiar en un sistema que no refleja la realidad que percibe, y esto producirá el abandono del resto de hábitos.
  • ¿Haces la REVISIÓN SEMANAL? Todo sistema organizativo tiene una tendencia natural a la desorganización que hay que ir corrigiendo de manera constante. Hacer la revisión semanal es fundamental para corregir los desajustes que se van produciendo cada semana y dejar el sistema actualizado, de modo que no pierdas la confianza en él.

Si haces estas tres cosas correctamente y de manera habitual terminarás estableciendo los hábitos necesarios para estar bien organizado y alcanzar el grado de enfoque relajado que esta metodología promete.

¿Sigues cayendo del vagón de manera habitual a pesar de hacer todo lo anterior? Cuéntanos tu caso en los comentarios de abajo ;)

No hay comentarios

Los artículos se cierran a nuevos comentarios después de 30 días.

Prueba FacileThings 30 DÍAS GRATIS y empieza a vivir a tu ritmo

No necesitas tarjeta de crédito para probar. Cancela cuando quieras con un solo clic.