Getting Things Done - GTD

¿Es GTD para ti?

AUTOR: Francisco Sáez Tags Motivación Superación Personal
“Cuanto más rápido voy, más tarde llego.” ~ Lewis Carroll.

¿Quieres impulsar tu productividad personal?

{:headline=>"¿Quieres impulsar tu productividad personal?", :subheadline=>"Organízate con eficacia. Sin estrés.", :subheadline2=>"Organiza tus to-dos con eficacia.", :cta=>"PRUEBA FacileThings GRATIS"}

La solución definitiva para hacer GTD®

Tu sistema GTD®, listo desde el primer minuto

Is gtd for you

Mucha gente que se acerca a la metodología GTD (Getting Things Done) no sabe realmente qué es y en qué le puede beneficiar. En este artículo voy a tratar de aclarar esta última parte. 
 
Ni la educación actual ni los modelos de gestión del tiempo tradicionales ni la mayoría de las herramientas de organización disponibles, nos proporcionan una ayuda adecuada para gestionar la gran cantidad de compromisos externos e internos, frecuentemente cambiantes, y con diferentes niveles de complejidad, a los que nos vemos expuestos en la sociedad actual, donde estamos hiper-conectados y siempre disponibles.
 
Por ese motivo, es muy posible que necesites algo más para organizarte con eficacia, algo que muy bien podría ser GTD. Pero GTD no le funciona a todo el mundo. Deben haber algunas características en tu situación, en tu motivación y en tu personalidad, que harán de este método una increíble oportunidad de mejora en tu vida. 
 
Aquí te expongo, sin un orden concreto, algunos de esos rasgos. Si ninguno de ello te dice nada, no te molestes en intentarlo, porque será una pérdida de tiempo. Si uno o varios de ellos resuenan en tu interior (y uno de ellos es el último de la lista), entonces debes intentarlo porque valdrá la pena.
 

  • Tienes la necesidad de encontrar una nueva forma de trabajar y de gestionar tus cosas. Sientes que tu nivel de estrés es elevado y las sensación de estar abrumado en el trabajo es algo habitual. Te llegan demasiadas cosas nuevas cadas día, hay demasiados cambios y tienes demasiadas distracciones. Tienes la sensación de que no hay suficientes horas al día para todo lo que tienes que hacer. Debido a todo esto, no puedes pensar con claridad buena parte del tiempo. Y crees que debe haber alguna manera de gestionar productivamente una cantidad abrumadora de cosas que hacer, que te permita mantener una sensación positiva de control y calma.
  • Sientes que no hay equilibrio en tu vida. No solo hay un desequilibrio entre tu trabajo y tu actividad personal, sino entre diferentes áreas de tu vida. Hay áreas a las que prestas menos atención de la que deberías y, al mismo tiempo, hay áreas a las que prestas demasiada atención. 
  • Eres una persona abierta a nuevas formas de trabajar, a nuevas formas de pensar, a utilizar nuevos enfoques en aspectos clave de tu actividad diaria, a refinar y mejorar tu flujo de trabajo. Estás abierto a cambios de comportamiento, a crear nuevos hábitos más efectivos, a eliminar otros hábitos que están resultando nocivos.
  • Tu trabajo no es evidente. O, dicho de otra manera, tú eres la persona responsable de definir tu trabajo. Eso no quiere decir que no tengas jefes diciéndote lo que tienes que hacer. Hay trabajos en los que hay muchas maneras de alcanzar el resultado que te exigen y, al final, eres tú quien debe establecer el camino hasta llegar a él (trabajador del conocimiento). A veces, esta falta de claridad te estresa, de modo que quieres mejorar tu manera de definir y gestionar tu trabajo, ser más efectivo, con un mayor enfoque, disfrutando más y manteniendo la cabeza despejada. Obviamente, si trabajas por tu cuenta, trabajas desde casa, tienes una empresa o eres autónomo, tú eres el responsable de definir el trabajo. 
  • Buscas que tu vida tenga un significado. No sólo se trata de estar ocupado, completando tareas y cobrando un sueldo. Quieres que lo que haces tenga sentido, obedezca a ciertos própositos, principios y valores. Y quieres tenerlo presente en tu gestión personal. Quieres hacer proyectos que sean importantes para ti, y para ello necesitas incorporar un pensamiento más global a tu actividad de cada día.
  • Tienes curiosidad. Has oído hablar de GTD durante años, has leído algunas cosas y sabes que hay personas de éxito que abrazan esta metodología y hablan de que les ayuda a tener todo bajo control de una manera positiva y relajada. De modo que quieres probarlo, saber si puedes llevar tu productividad personal, tu organización y tu estilo de vida, a nuevos límites.
  • Quieres crecer, ser más efectivo, más productivo, sacarle más partido a la vida, a tus relaciones, a tu carrera. Quieres hacer las cosas correctas, mejorar la calidad de tu pensamiento, obtener buenos resultados y mejorar tu vida como consecuencia de ellos; quizás una promoción en el trabajo, un aumento de sueldo, más tiempo libre para disfrutar de las cosas que te gustan y con las personas que quieres. Te has dado cuenta de que siendo más efectivo, tienes más tiempo de calidad, mejor empleado, más satisfactorio. Así que quieres obtener el mayor rendimiento posible de tu organización personal.
  • Eres una persona que se centra más en la esencia de las cosas que en las herramientas que utilizas para llevar a cabo las cosas. “Hacer GTD” no es una experiencia puntual y momentánea, es un viaje que atraviesa diferentes etapas, en las que adquieres conocimiento, pruebas qué aporta esto a tu vida, haces mejoras, cambias cosas, te equivocas unas cuantas veces, estableces hábitos, y obtienes el éxito. Si estás más preocupado en que la herramienta o el software que utilizas tenga la última tontería de moda que en tu aprendizaje personal, seguramente fracases en el intento.
  • Por último, este rasgo es completamente necesario: Estás dispuesto a hacer un esfuerzo y, probablemente, a cambiar algunas cosas. Sabes que las cosas que valen la pena no se adquieren inmediatamente, llevan tiempo. Aceptas que mejorar cualquier aspecto de tu gestión personal requerirá implementar nuevos procesos de gestión en tu vida. No se trata de instalar una aplicación en tu ordenador y, ¡pam! tu vida mejora instantáneamente.

GTD llega a ser, para muchos, una oportunidad vital de cambio, algo que les ayuda a interactuar de manera apropiada con su mundo, guiándoles para que tomen las mejores decisiones en cada momento, y eliminando de su camino distracciones y estrés.
 
Sin embargo, no todo el mundo consigue implementarlo en su vida. Según el feedback que recibo de los usuarios de FacileThings, las causas principales por las que abandonan GTD es que “requiere mucho esfuerzo” o que no “se ajusta a su manera de hacer las cosas”. Si no aceptas que hay un camino que recorrer, que debes aprender algunas cosas y que, seguramente, debes desaprender otras que ahora mismo te parecen perfectamente válidas, GTD no será para ti.

No hay comentarios

Los artículos se cierran a nuevos comentarios después de 30 días.

Prueba FacileThings 30 DÍAS GRATIS y empieza a vivir a tu ritmo

No necesitas tarjeta de crédito para probar. Cancela cuando quieras con un solo clic.