Productividad y GTD

Saltar a las conclusiones

AUTOR: Francisco Sáez
“A menudo sucede que las cosas son diferentes de lo que parecen, y puedes meterte en problemas sacando conclusiones precipitadas.” ~ Paul Auster
Jumping to conclusions

Saltar a las conclusiones es una distorsión cognitiva que se produce cuando juzgamos algo o tomamos alguna decisión sin disponer de los hechos necesarios para ello. Es algo tremendamente habitual (seguramente lo haces todos los días) y se debe a que no somos capaces de distinguir lo que vemos de lo que realmente podemos inferir.

Nuestro cerebro es una máquina asociativa que siempre busca causas y, cuando éstas no están a la vista, utilizamos una especie de enfoque estadístico para determinarlas. Inconscientemente, juzgamos cuál es las secuencia de acontecimientos más probable y terminamos asumiéndola como cierta. Esta forma de pensamiento nos expone a serios errores en la interpretación de sucesos realmente aleatorios, ya que una señal puede tener múltiples significados.

Solemos ver pautas donde no existen. Siempre buscamos patrones (aún cuando en los sucesos realmente aleatorios no hay patrones) porque necesitamos creer en un mundo coherente que se rige por ciertas reglas. Necesitamos una visión más simple del mundo que nos rodea.

Si vemos que un jugador de baloncesto encesta tres canastas seguidas, asumimos que es un buen jugador, aunque las estadísticas generales digan lo contrario. Si vemos a un asesor financiero acertar en dos predicciones, lo consideraremos un experto.

No nos damos cuenta de que la mayoría de las cosas que vemos en la vida responden al azar. Esta mala comprensión de la aleatoriedad, unida a la necesidad de asumir la causalidad, tiene consecuencias significativas en nuestro juicio y en las decisiones que tomamos. Si seguimos nuestra intuición nos equivocaremos con bastante frecuencia. Pero no importa, seguiremos confiando en nuestra intuición, porque está en nuestro ADN.

Esa es la razón por la que GTD no te pide que reniegues de tu intuición para tomar decisiones (de todas formas, no podrías) sino que te empuja a que alimentes tu intuición con información relevante, de modo que confiar en ella resulte más eficaz. Si tu cerebro dispone de hechos e información relevantes a la decisión que debes tomar, no necesitará buscar patrones inexistentes que le ayuden tomar esa decisión.

No hay comentarios

Los artículos se cierran a nuevos comentarios después de 30 días.

Prueba FacileThings 30 DÍAS GRATIS y empieza a vivir a tu ritmo

No necesitas tarjeta de crédito para probar. Cancela cuando quieras con un solo clic.