Productividad y GTD

Cerrar puertas es clave para tu productividad

AUTOR: Francisco Sáez
“A veces miramos tanto tiempo a una puerta que se está cerrando que vemos demasiado tarde la que está abierta.” ~ Alexander Graham Bell

¿Quieres impulsar su productividad personal?

Pon tu vida en orden, sin estrés

La solución definitiva para hacer GTD®

Tu sistema GTD®, listo desde el primer minuto

Closing doors

Leo muchos libros. Antes de comprar un libro relacionado con tecnología, economía, empresa, desarrollo personal, etc., suelo leer suficientes críticas y recomendaciones para no equivocarme con el libro que voy a escoger. Sin embargo, no hago lo mismo con los libros de ficción, principalmente porque no me suele gustar lo que le gusta a la mayoría.

Al no tener una referencia (salvo que ya conozca al autor), a veces ocurre que la novela que elijo resulta no ser tan buena como pensaba. Hace algunos años, era incapaz de abandonar una novela sin terminar de leerla (aunque fuera un coñazo), solo por el hecho de haberla elegido y comprado, como si tuviera la obligación de ser fiel a mi propia decisión. Así que continuaba leyéndola, despacio, sin ganas, de manera agonizante, hasta que llegaba a la palabra “fin” mucho tiempo después.

Este tipo de comportamiento, que tiene relación con la aversión a la pérdida (escribí sobre ella aquí), es muy habitual a muchos niveles. Según un estudio realizado por Jiwoong Shin y Dan Ariely, profesores de psicología, muchas veces tomamos decisiones en función de poder seguir teniendo disponible una opción, en lugar de por el valor que nos proporciona dicha opción.

Es por eso que tenemos un montón de cosas por leer, por ver, y por hacer, tenemos a nuestro alrededor personas que solo consumen nuestra energía, y tenemos infinidad de proyectos pendientes, muchos de ellos ya sin sentido. Hacemos lo que sea para mantener abiertas el máximo número de posibilidades. Nos cuesta mucho cerrar definitivamente una puerta, aun cuando ésta nos hace perder el tiempo, no nos lleva a ningún sitio, e incluso nos molesta.

No hace falta decir que este comportamiento es totalmente improductivo. Imagínate todo lo que podrías hacer si te librases de esas todas esas opciones inútiles. Más aún, imagínate lo tranquilo que estarías si de pronto desaparecieran de tu vida un montón de preocupaciones innecesarias.

A pesar de lo irracional del asunto, una y otra vez mantenemos abiertos todos los frentes posibles. ¿Por qué? Según Shin y Ariely, porque creemos que nos sale gratis. No somos capaces de ver con facilidad el coste que supone mantener abierto cada frente, incluso si se trata de un frente que solo consume nuestra energía y tiempo, sin producir nada a cambio.

¿Quieres ser productivo de verdad? Cierra unas cuantas puertas. Empieza a dar carpetazo a todos los asuntos que tienes abiertos únicamente por inercia. No se trata solo de decir no a los demás para poder enfocarte en lo que te interesa de verdad, también tienes que ser capaz de decírtelo a ti mismo.

Aclara qué cosas son importantes para ti y qué otras cosas no vas a perseguir en tu vida. Cuando aparezcan nuevas opciones, grandes o pequeñas, acéptalas o elimínalas en función de ese criterio.

Ahora tengo claro que leo para aprender cosas o para entretenerme. Si un libro no cumple ninguno de esos criterios, ya no pierdo el tiempo con él. En cuanto me doy cuenta de que no lo disfruto, lo dejo y lo guardo, fuera de mi vista, de modo que puedo emplear ese tiempo mucho mejor, bien leyendo algo más interesante o bien haciendo cualquier otra cosa.

6 comentarios

7bba2760dc68e564d60eb70112e49630
Comentado hace más de 3 años David Sánchez

Muy de acuerdo con lo que comentas. Sin embargo, tan importante es cerrar asuntos que tienes abiertos por inercia como no abrir nuevos asuntos hasta que no tienes cerrados los que ya tienes abiertos, salvo que sean estrictamente necesarios. Nuestro cerebro identifica que un asunto empezado es un asunto terminado (aunque no lo esté) y por eso tiene tendencia a que sigamos abriendo temas sin parar. Ello conlleva acabar con muchos temas abiertos y cerrar, como dices, pocas puertas.

La efectividad tiene que ver con hacer bien las cosas correctas, y para ello hay que terminarlas.
Un abrazo
;-)

7bba2760dc68e564d60eb70112e49630 David Sánchez

Muy de acuerdo con lo que comentas. Sin embargo, tan importante es cerrar asuntos que tienes abiertos por inercia como no abrir nuevos asuntos hasta que no tienes cerrados los que ya tienes abiertos, salvo que sean estrictamente necesarios. Nuestro cerebro identifica que un asunto empezado es un asunto terminado (aunque no lo esté) y por eso tiene tendencia a que sigamos abriendo temas sin parar. Ello conlleva acabar con muchos temas abiertos y cerrar, como dices, pocas puertas.

La efectividad tiene que ver con hacer bien las cosas correctas, y para ello hay que terminarlas.
Un abrazo
;-)

4be5b9e9b390799c819008a60a6214ad
Comentado hace más de 3 años Juan José

Totalmente de acuerdo. Es un runrún en la mente que no deja fluir, el tener puertas abiertas que no conducen a ningún lado. A mi me pasa con las películas, si no me convencen, dejo de verlas, en especial si empiezas a adivinar qué pasará...

4be5b9e9b390799c819008a60a6214ad Juan José

Totalmente de acuerdo. Es un runrún en la mente que no deja fluir, el tener puertas abiertas que no conducen a ningún lado. A mi me pasa con las películas, si no me convencen, dejo de verlas, en especial si empiezas a adivinar qué pasará...

Fcb879f1bc70aa0f661b842011f280fb
Comentado hace más de 3 años Francisco Sáez

Hola David, no estoy muy de acuerdo con lo de "no abrir nuevos asuntos hasta que no tienes cerrados los que ya tienes abiertos". Los asuntos nuevos y las oportunidades aparecen cuando aparecen, y sería tonto dejarlos pasar solo por tener otros frentes abiertos. Lo que se debe hacer es cotejar muy bien que lo nuevo representa algo importante, antes de añadir otro plato a la mesa.

Hola Juan José, con las películas me ocurre lo mismo. Cada vez hay menos que veo terminar ;)

Gracias a los dos por compartir!

Fcb879f1bc70aa0f661b842011f280fb Francisco Sáez

Hola David, no estoy muy de acuerdo con lo de "no abrir nuevos asuntos hasta que no tienes cerrados los que ya tienes abiertos". Los asuntos nuevos y las oportunidades aparecen cuando aparecen, y sería tonto dejarlos pasar solo por tener otros frentes abiertos. Lo que se debe hacer es cotejar muy bien que lo nuevo representa algo importante, antes de añadir otro plato a la mesa.

Hola Juan José, con las películas me ocurre lo mismo. Cada vez hay menos que veo terminar ;)

Gracias a los dos por compartir!

9514df67fd90003961b3fc36c3a583e0
Comentado hace más de 3 años Jerónimo Sánchez

En realidad, tanto David como Francisco estáis diciendo básicamente lo mismo. Lo nuevo casi siempre es percibido por el cerebro como más interesante, y como dice David, el cerebro «tacha» cuando empieza, no cuando termina las cosas. Por eso, si te descuidas, es muy fácil que abras más de lo que puedes cerrar en un plazo razonable, lo que genera estrés y frustración.

En un mundo en el que continuamente tenemos oportunidad de empezar tantas cosas nuevas, es crucial hacer un esfuerzo consciente por no abrir puertas, y por cerrar (terminando o descartando) las que ya están abiertas. Lo que no quiere decir que si surge una oportunidad no la aproveches. Eso sí, siendo consciente del costo que supone seguir abriendo si cerrar :)

9514df67fd90003961b3fc36c3a583e0 Jerónimo Sánchez

En realidad, tanto David como Francisco estáis diciendo básicamente lo mismo. Lo nuevo casi siempre es percibido por el cerebro como más interesante, y como dice David, el cerebro «tacha» cuando empieza, no cuando termina las cosas. Por eso, si te descuidas, es muy fácil que abras más de lo que puedes cerrar en un plazo razonable, lo que genera estrés y frustración.

En un mundo en el que continuamente tenemos oportunidad de empezar tantas cosas nuevas, es crucial hacer un esfuerzo consciente por no abrir puertas, y por cerrar (terminando o descartando) las que ya están abiertas. Lo que no quiere decir que si surge una oportunidad no la aproveches. Eso sí, siendo consciente del costo que supone seguir abriendo si cerrar :)

Ce5ec831c974338f5561ff04b20d9a77
Comentado hace más de 3 años José Ignacio Azkue

Como bien dice David: La efectividad tiene que ver con hacer bien las cosas correctas, y para ello hay que terminarlas. Pero también tiene que ver con saber que tenemos que hacer y pero con eso solo no solucionamos el exceso de compromisos, debemos tener muy claro de todo lo que tenemos por hacer que NO debemos hacer.
Bues artículo, como siempre, Patxi. Un abrazo.

Ce5ec831c974338f5561ff04b20d9a77 José Ignacio Azkue

Como bien dice David: La efectividad tiene que ver con hacer bien las cosas correctas, y para ello hay que terminarlas. Pero también tiene que ver con saber que tenemos que hacer y pero con eso solo no solucionamos el exceso de compromisos, debemos tener muy claro de todo lo que tenemos por hacer que NO debemos hacer.
Bues artículo, como siempre, Patxi. Un abrazo.

Fcb879f1bc70aa0f661b842011f280fb
Comentado hace más de 3 años Francisco Sáez

Al final, se trata de tener claro lo que queremos/debemos/tenemos que hacer y lo que no. Ser valientes para cerrar lo que hemos abierto equivocadamente y, por supuesto, dejar de abrir frentes que no pertenecen a esa lista. GTD te ayuda mucho en este sentido cuando tienes bien definidos los niveles superiores de perspectiva (propósito de vida, visión, objetivos a largo plazo y áreas de responsabilidad).

Jero, José Ignacio, gracias por vuestros comentarios!

Fcb879f1bc70aa0f661b842011f280fb Francisco Sáez

Al final, se trata de tener claro lo que queremos/debemos/tenemos que hacer y lo que no. Ser valientes para cerrar lo que hemos abierto equivocadamente y, por supuesto, dejar de abrir frentes que no pertenecen a esa lista. GTD te ayuda mucho en este sentido cuando tienes bien definidos los niveles superiores de perspectiva (propósito de vida, visión, objetivos a largo plazo y áreas de responsabilidad).

Jero, José Ignacio, gracias por vuestros comentarios!

Los artículos se cierran a nuevos comentarios después de 30 días.

Prueba FacileThings 30 DÍAS GRATIS y empieza a vivir a tu ritmo

No necesitas tarjeta de crédito para probar. Cancela cuando quieras con un solo clic.