Productividad y GTD

Cómo tomarte las cosas con calma puede hacerte más productivo

AUTOR: Olivia Ryan
Slowing down

¿Cómo es la vida del hombre y mujer modernos? George Carlin dijo acertadamente: “Un multitasker de costa a costa, a la vanguardia del último modelo y te puedo dar un gigabyte en un nanosegundo”

Muchos estudios han demostrado que las personas podemos sacar ocho horas fiables de trabajo al día. El modo intensivo simplemente no funciona. Significa que te estás obligando a ser más productivo, pero estás yendo más allá de tus capacidades físicas y mentales. El “cuantas más horas trabajes más productivo eres” es un mito.

El mundo es frenético. La sociedad te empuja hacia un estilo de vida basado en cumplir más de lo necesario. Estás demasiado ocupado, así que recurres a la multitarea. Tienes que ser más productivo, y reduces tus horas de descanso para llegar a más. ¿De verdad es la manera de enfocarlo? No necesariamente. Sorprendentemente, si quieres ser más productivo, a lo mejor es hora de que te lo tomes con calma.

1. Estás más centrado cuando no vas con prisas

¿Qué pasa cuando te vas de vacaciones? Te tomas las cosas con calma. Te sientes relajado y puedes experimentar todo lo que tienes a tu alrededor. Sientes que el día dura más. Eso es porque estás centrado en el momento.

Por otro lado, saltar de una tarea importante a otra es agotador, no solo mental y físicamente, sino emocionalmente. Davis, profesor de la universidad de California realizó un estudio que demostró que hacer tareas necesarias pero estratégicamente simples nos da la capacidad de controlar nuestros horarios. Con el “trabajo lento” podemos alinear nuestras prioridades a nivel personal y profesional. Eso hace que estemos más tranquilos y más centrados.

2. Cuando pisas el freno, mejoras la calidad de tu trabajo

Digamos que tienes un ensayo o un artículo que escribir. Hay una fecha límite, pero tu sigues autoconvenciéndote de que tienes otras cosas importantes en las que trabajar y de que hay tiempo de sobra para escribir. El día anterior a la fecha límite, te obligas a hacer la investigación, y todos los pasos para escribirlo lo antes posible. No tienes tiempo para los detalles, solo quieres escribirlo todo a tiempo.

Si, por otro lado, empiezas a trabajar en el proyecto pronto y te das a ti mismo varios días, puedes llevar a cabo una investigación más a fondo. Estarás lo suficientemente centrado como para tomar notas y hacer un esquema. Para cuando empieces a escribir, ya tendrás una idea clara de cómo será el proyecto. Como estarás centrado, eliminarás casi por completo el tiempo que necesitas para revisarlo. El proceso para editarlo será simple y la calidad final del trabajo será mejor.

Tiene sentido, ¿no?

3. Trabajar despacio significa no cansarse rápido

Un estudio demostró que cuando los controladores aéreos con turno de noche se echaban una siesta corta durante su turno realizaban mucho mejor los test que medían el tiempo de reacción en comparación con los controladores aéreos que no se la echaban.

Cuando te das a ti mismo tiempo para descansar, todo tu sistema interno se refresca. No te cansas tan rápido y eso hace que seas capaz de alcanzar mejores resultados.

4. A tu cerebro no le gusta la multitarea

¿Crees que puedes hacer más cuando estás abordando varias tareas? Piensa de nuevo. La multitarea te hace improductivo. En vez de completar dos tareas a la vez lo que estás haciendo es saltar de una tarea a otra. Eso se traduce en confusión para tu cerebro, lo que lo hace estar menos centrado.

La multitarea puede incluso afectar a la cantidad de materia gris de tu cerebro, que tiene relación con la toma de decisiones y las funciones de memoria.

Relájate y céntrate sólo en una tarea a la vez. Así es como conseguirás ser más productivo.

5. Cuando te fuerzas a ser productivo, acabas haciendo cosas innecesarias.

¿Qué pasa cuando siempre completas las tareas antes de lo que te esperabas? ¿Tu jefe te dejará salir antes del trabajo? Eso no va a pasar, excepto que sea la política de la empresa. El escenario más probable es: te darán más cosas que hacer. Acabarás terminando el trabajo de otros.

Si continuas a ese ritmo, te quemarás. Eso se convierte en un problema enorme cuando todo el mundo a tu alrededor espera que hagas más trabajo en menos tiempo.

Fíjate en tus tareas y prioridades. ¿Cómo puedes organizar tu tiempo para cumplir todas ellas? Si eres consciente de que te sobra tiempo para completar todas las tareas de sobra, tómatelo con calma. Estarás más centrado, conseguirás una calidad superior, y no perderás tu energía haciendo cosas innecesarias.

No tiene nada de bueno la adicción al trabajo y el perfeccionismo. Son extremos. Cuándo quieres llegar a un equilibrio entre tu vida personal y profesional, no puedes irte a extremos. Intenta tomarte las cosas con calma y notarás una diferencia enorme. Estarás más tranquilo, eso seguro. Sin embargo, para sorpresa de todos, también serás más productivo.

No hay comentarios

Los artículos se cierran a nuevos comentarios después de 30 días.

Prueba FacileThings 30 DÍAS GRATIS y empieza a vivir a tu ritmo

No necesitas tarjeta de crédito para probar. Cancela cuando quieras con un solo clic.