Productividad y GTD

GTD y las ventajas de la rutina

AUTOR: Francisco Sáez
"La máxima productividad se consigue cuando se hacen las cosas con el mínimo esfuerzo posible" ~ David Allen.
Blog focus

A medida que me adentro más en el GTD y lo comparto con otras personas, me doy cuenta de que hay mucha gente para la que es muy difícil adoptar nuevas rutinas en su vida. Son espíritus libres, las rutinas van en contra de su naturaleza, y sienten un rechazo natural a cualquier cosa que coarte su libertad de acción.

Y lo entiendo perfectamente: Ya tenemos demasiadas obligaciones en nuestra vida como para añadir gratuitamente algunas más.

Para mí, ahí está el error. GTD es una metodología y, como tal, implica establecer una serie de rutinas en tu vida. Pero el objetivo de estas rutinas es, precisamente, establecer unos hábitos que te permitan lograr un mayor control sobre lo que haces y una mayor libertad para concentrarte en lo que es realmente importante en tu vida.

Tratamos de evitar las rutinas para sentirnos más vivos, más humanos. Pero déjame decirte algunos aspectos positivos de las rutinas:

  1. Simplifican la vida. Nos permiten acometer situaciones complejas de la vida de una forma sencilla.
  2. No suponen apenas esfuerzo. Son hábitos o costumbres que hacemos de forma casi inconsciente.
  3. Aumentan nuestra seguridad y confianza, ya que siempre sabemos, o al menos intuimos, el alcance de nuestras acciones. El margen para la equivocación es muy pequeño.
  4. Nos permiten vivir más relajados. No tenemos que estar constantemente tomando decisiones, ni preveer lo que ocurrirá.
  5. La práctica y repetición de tareas nos ayuda a perfeccionar ciertas habilidades. Aprendemos, mejoramos.
  6. No están reñidas con la creatividad. Cuando alguien consigue una vida equilibrada, relajada, tiene más acceso a su intuición y creatividad.

Así que no destierres sistemáticamente todas las rutinas de tu vida. Algunas pueden ser benificiosas, como puedes ver en Psicología de la rutina.

Y tú, ¿tienes aprensión a las rutinas?

2 comentarios

97b35d986c87ade88d5b358eb32b1579
Comentado hace casi 7 años Dieguet Guijarret

quizá más que un problema de "espíritu rebelde", en mi caso, pienso que es un problema de "espíritu vaguete", me explico... sumar a tus tareas de cada día el llevar una lista pormenorizada de tus tareas supone dos tareas extra:
1.- poder modificar la lista en cada momento. Me refiero a estar por la calle y poder modificar tus tareas, a partir de, por ejemplo, una llamada de móvil.
2.- tener ganas de hacerlo

Pero aún así rompo una lanza en tu favor. Desde que sigo el método GTD, mi vida profesional y académica es más eficiente, así que concluyo que tomar unos minutos al cabo del día para organizar la lista repercute de forma exponencial en mi propia productividad y hace que focalice mis esfuerzos donde debe ser

97b35d986c87ade88d5b358eb32b1579 Dieguet Guijarret

quizá más que un problema de "espíritu rebelde", en mi caso, pienso que es un problema de "espíritu vaguete", me explico... sumar a tus tareas de cada día el llevar una lista pormenorizada de tus tareas supone dos tareas extra:
1.- poder modificar la lista en cada momento. Me refiero a estar por la calle y poder modificar tus tareas, a partir de, por ejemplo, una llamada de móvil.
2.- tener ganas de hacerlo

Pero aún así rompo una lanza en tu favor. Desde que sigo el método GTD, mi vida profesional y académica es más eficiente, así que concluyo que tomar unos minutos al cabo del día para organizar la lista repercute de forma exponencial en mi propia productividad y hace que focalice mis esfuerzos donde debe ser

Fcb879f1bc70aa0f661b842011f280fb
Comentado hace casi 7 años Francisco Sáez

No creo que sea exactamente vagancia, es simplemente que cuando no estamos habituados a hacer algo, nos cuesta hacerlo. Al no estar implantando en nuestro cerebro como algo normal, hemos de recordarnos constantemente a nosotros mismos que debemos hacerlo. Esto supone un esfuerzo al principio. Y no todo el mundo valora romper esa resistencia de una forma positiva.
Muchas gracias por tu comentario, Diego.

Fcb879f1bc70aa0f661b842011f280fb Francisco Sáez

No creo que sea exactamente vagancia, es simplemente que cuando no estamos habituados a hacer algo, nos cuesta hacerlo. Al no estar implantando en nuestro cerebro como algo normal, hemos de recordarnos constantemente a nosotros mismos que debemos hacerlo. Esto supone un esfuerzo al principio. Y no todo el mundo valora romper esa resistencia de una forma positiva.
Muchas gracias por tu comentario, Diego.

Los artículos se cierran a nuevos comentarios después de 30 días.

Prueba FacileThings 30 DÍAS GRATIS y empieza a vivir a tu ritmo

No necesitas tarjeta de crédito para probar. Cancela cuando quieras con un solo clic.