Productividad y GTD

El dilema exploración-explotación

AUTOR: Francisco Sáez
“No todo el que vaga está perdido.” ~ J. R. R. Tolkien
Exploration exploitation dilemma

Supón que entras en un casino tras un impulso loco por jugarte todos los ahorros de tu vida. Tienes delante de ti toda una fila de máquinas de juego. Para llegar a convertirte en millonario deberías jugar a aquella que ofrece una probabilidad más alta de ganar pero, claro, tú no sabes cuál es. Así que tienes que probar cada una de ellas un número indefinido de veces para determinar cuál es la mejor. Si juegas demasiado tiempo en cada máquina puedes acabar desperdiciando todo tu dinero en máquinas perdedoras. Y si decides quedarte en una que parece buena después de unos pocos intentos pero en realidad no lo es, te dejarás todo tu dinero en ella.

Este problema probabilístico se conoce también como el dilema exploración-explotación. Cada vez que juegas tienes que elegir entre repetir tu mejor movimiento hasta ahora o probar otros movimientos que pueden llevarte a mejores resultados o no.

Se trata de uno de los problemas más importantes a los que tienes que enfrentarte en el aprendizaje de cualquier cosa. Cuando has descubierto algo que funciona, ¿debes seguir haciéndolo así y simplemente quedarte ahí? ¿O sería mejor intentar descubrir cosas nuevas, sabiendo que esto podría ser una pérdida de tiempo pero también podría llevarte a una solución mejor?

Este tipo de dicotomía se da en muchos aspectos de la vida, no solo en el aprendizaje. La llamada crisis de la madurez refleja el anhelo de explorar cosas nuevas después de muchos años dedicados a explotar lo ya conocido. ¿Deberías quedarte como estás o jugar a algo nuevo? ¿Continuar trabajando para tu empresa o crear una propia? ¿Seguir en tu ciudad o recorrer el mundo?

En el mundo empresarial hay que plantearse constantemente si explorar cosas nuevas o explotar lo ya conocido. Con el presupuesto disponible, ¿cuál es la mejor estrategia para distribuir recursos entre los nuevos proyectos de investigación, cuyas probabilidades de generar beneficio son todavía desconocidas en gran medida?

La exploración trata con la eficiencia dinámica, buscar nuevas opciones, experimentar y llevar a cabo investigaciones. La explotación trata con la eficiencia estática, refinar procesos existentes, hacer las mismas cosas pero mejor, y sacar el mayor partido a lo ya conocido.

Por supuesto, hay varios estudios y teoremas matemáticos que tratan de modelizar el problema y establecer una solución óptima, como el índice Gittins, pero no vamos a entrar un terreno tan técnico.

A veces la decisión de explorar o explotar es fácil de tomar, pero normalmente esconde sutiles detalles que apenas conocemos. Lo que está claro es que determinar el equilibrio adecuado entre exploración y explotación es todo un reto. Si no exploramos, el desarrollo se estanca y los resultados quedarán siempre limitados a lo que ya conocemos. Y explorar demasiado suele ser contra-productivo, ya que los recursos disponible no se explotarían lo suficiente.

¿Y qué tal va tu productividad personal? ¿Funciona bien? ¿Necesitas refinar tu método actual? ¿O crees que debe haber algo mejor ahí fuera que valdría la pena probar? ¡Qué dilema!

No hay comentarios

¡Comparte tus pensamientos!

Escribe tu comentario:

Prueba FacileThings 30 DÍAS GRATIS y empieza a vivir a tu ritmo

No necesitas tarjeta de crédito para probar. Cancela cuando quieras con un solo clic.