Productividad y GTD

Cómo vencer a tu "cerebro de lagarto"

AUTOR: Francisco Sáez
“El cerebro de lagarto es la razón por la que tienes miedo, la razón por la que no desarrollas todo tu arte, la razón por la no produces cosas cuando puedes. El cerebro de lagarto es el origen de la resistencia.” ~ Seth Godin
Blog productivity

En su libro ¿Eres imprescindible?, Seth Godin habla mucho del término “lizard brain” 1 (cuya traducción más literal es “cerebro de lagarto” o “cerebro reptil”) para referirse a esa parte más primitiva de nuestro cerebro donde residen los instintos que nos alertan del peligro cuando éste acecha. En realidad, este cerebro de lagarto es una metáfora de la amígdala cerebral, la parte del sistema límbico que se encarga de procesar nuestras emociones.

Esta vieja parte del cerebro permite que reaccionemos ante una amenaza de una manera inmediata y automática, sin necesidad de que el resto del cerebro procese la información, ganando así unas décimas de segundo que han permitido nuestra supervivencia durante millones de años. Hoy en día, en un mundo en el que este tipo de amenazas no están precisamente a la orden del día (tenemos a nuestros depredadores bastante bien controlados y no vivimos en un entorno tan hostil), este “instinto de supervivencia” que tan poco ha evolucionado, más que ayudar, nos perjudica en muchas ocasiones.

Sabes de qué te estoy hablando. Lo has sentido muchas veces, aunque quizás no tengas un nombre para ello.

Steven Pressfield llama a este fenómeno “La Resistencia” en su libro Do The Work: “La resistencia es una fuerza activa, inteligente, mutante, maligna, – incansable, incesante e inextinguible – cuyo único objeto es no permitir que saquemos lo mejor de nosotros mismos ni que alcancemos nuestros más altos objetivos.”

Esta resistencia es la reacción que produce tu mente cada vez que quieres crear algo nuevo o hacer algo diferente. Una reacción que tiene la misma fuerza que tu deseo, pero va en sentido contrario. Nunca podrás eliminar completamente la resistencia, pero puedes aprender a convivir con ella y a ser más fuerte que ella.

Para ello, primero debes detectar cuándo la resistencia está haciendo su trabajo. Los siguientes comportamientos suelen ser indicativos:

  • No dejas de posponer una determinada tarea o proyecto.
  • Estás siendo muy crítico contigo mismo.
  • Te obsesionas con los detalles tanto que nunca das por bueno un resultado.
  • Siempre encuentras alguna excusa para no hacer algo.

Después, utiliza todas las armas a tu alcance para combatir la resistencia:

  • No te juzgues a ti mismo. Haz algo, aunque tenga defectos o no sea perfecto. La autocrítica no está permitida, es parte de la resistencia.
  • Acepta todas las ideas. No hay normas ni reglas. Piensa que cuánto más disparatadas sean tus ideas, mejor. Cuanto más te alejes del convencionalismo, más probabilidades tienes de crear algo totalmente novedoso.
  • Deja de ponerte excusas. Esas excusas que te pones… son eso, simplemente excusas.
  • Ten muchas ideas, buenas y malas, lógicas e irracionales, y captúralas todas. A priori, no sabes el potencial de una idea.
  • Actúa primero, reflexiona después. Actúa y reflexiona. Y repite el proceso. Un trabajo en curso genera un campo magnético que te atrapa y te empuja a continuar trabajando.
  • No tengas miedo a fallar. Piensa que fallar no es fracasar, es solo otra forma de aprender. No intentarlo sí es fracasar.
  • Si todo lo anterior falla, recuerda qué originó la idea. ¿Cuál es la razón por la querías hacerlo? ¿Cuánto deseabas hacerlo? Si no hay pasión ni compromiso, ni una razón realmente importante detrás de todo esto, probablemente estés perdiendo el tiempo y debas abandonar. Pero si hay algo realmente significativo e importante para ti, recordarlo y confirmarlo te ayudará a vencer a tu lizard brain.

Te dejo un video muy ilustrativo sobre ¿Qué es el cerebro de lagarto?

Y también una traducción del Manifiesto Linchpin. Échale un vistazo cuando necesites algo de motivación extra:

Sí. Ahora.

  • Soy un artista.
  • Tomo la iniciativa.
  • Hago el trabajo, no la tarea.
  • Sin críticos, no hay arte.
  • No soy fácilmente reemplazable.
  • Si nunca se ha hecho antes, mejor.
  • El trabajo es personal, demasiado importante para hacerlo por teléfono.
  • El cerebro de lagarto no tiene poder ante el arte.
  • Hago que algo pase. Cada día.
  • Cada interacción es una oportunidad para establecer una conexión.
  • El pasado se fue. No tiene poder. El futuro depende de las decisiones que tomo ahora.
  • Soy dueño de los medios de producción. El sistema no es tan importante como mi contribución a él.
  • Veo la verdad esencial, despejada de la visión del mundo, y esa verdad conduce mis decisiones.
  • Me apoyo en el trabajo, no me alejo de él. El trabajo trivial no requiere que me apoye en él.
  • Estar ocupado es demasiado fácil. Romper las reglas es mejor.
  • La energía es contagiosa. Cuanto más doy, más recibo.
  • No importa si siempre tengo la razón. Importa que siempre me estoy moviendo.
  • Elevo el nivel. Sé que la innovación de ayer es el standard de hoy.
  • No me van a hacer creer en el statu quo.
  • A los artistas no nos importa el crédito. Nos importa el cambio.
  • No hay resistencia si no le permito que me derrote.
  • Aprovecho la falta de estructura para encontrar un nuevo camino.
  • Soy sorprendente (y me sorprendo frecuentemente).
  • Regalo energía y me arriesgo por la causa.
  • Transformo carisma en liderazgo.
  • El trabajo importa.
  • Vamos. Haz que algo pase.

1 Notas:
- Quieting the lizard brain, by Seth Godin.
- The Lizard Brain, by Tim Dunne and Maggie Dugan.

2 comentarios

1bc2d24613bd3de85ce2b957cfc2802c
Comentado hace casi 5 años Silvestre Segarra Soria

Buena idea la de introducir un vídeo de apoyo a tu post. A mí me ha gustado.

Acallar tu amígdala requiere de entrenamiento y paciencia. Tu post puede ser un buen punto de partida, es decir, saber que es una conducta que se puede identificar y corregir. Y si no puedes sólo, busca ayuda, pero no te resignes. Leía hace poco una cita: "la resignación es un suicidio cotidiano".

Un abrazo y gracias.

1bc2d24613bd3de85ce2b957cfc2802c Silvestre Segarra Soria

Buena idea la de introducir un vídeo de apoyo a tu post. A mí me ha gustado.

Acallar tu amígdala requiere de entrenamiento y paciencia. Tu post puede ser un buen punto de partida, es decir, saber que es una conducta que se puede identificar y corregir. Y si no puedes sólo, busca ayuda, pero no te resignes. Leía hace poco una cita: "la resignación es un suicidio cotidiano".

Un abrazo y gracias.

Fcb879f1bc70aa0f661b842011f280fb
Comentado hace casi 5 años Francisco Sáez

No siempre hay uno video ilustrativo de lo que tratas de explicar, pero si lo hay, y es corto, siempre es un buen complemento.

Estoy totalmente de acuedo con esa cita ;)

Gracias por comentar!

Fcb879f1bc70aa0f661b842011f280fb Francisco Sáez

No siempre hay uno video ilustrativo de lo que tratas de explicar, pero si lo hay, y es corto, siempre es un buen complemento.

Estoy totalmente de acuedo con esa cita ;)

Gracias por comentar!

Los artículos se cierran a nuevos comentarios después de 30 días.

Prueba FacileThings 30 DÍAS GRATIS y empieza a vivir a tu ritmo

No necesitas tarjeta de crédito para probar. Cancela cuando quieras con un solo clic.