Productividad y GTD

Seis cualidades de una mentalidad altamente efectiva

AUTOR: Saun Tatt
Effective people

Albert Einstein, un gran pensador recordado por efectivos descubrimientos que transformaron el mundo, dijo “sólo hay dos maneras de vivir tu vida, puedes vivir como si nada fuese un milagro, o como si todo lo fuese”.

El viejo dicho sigue siendo un clásico y una de las frases más acertadas para definir una mentalidad positiva. La frase explica cómo una persona con una mentalidad efectiva tiene la capacidad de ver lo positivo en situaciones complicadas. Para ellos, no se trata de hacerlo todo y serlo todo, se trata de hacerlo lo mejor posible mientras disfrutan de la montaña rusa que es la vida.

Una persona con una mentalidad positiva se niega a doblegarse sin importar cuál sea el reto que la vida les haya arrojado. A pesar de ser arrastrados por la marea una y otra vez, saben cómo luchar contra ello y retomar el control de su barco en aguas turbulentas. Son felices con sus logros mientras que a su vez aprecian sus fallos.

Puede que te estés preguntando ¿cómo algunas personas son capaces de ser positivas si yo no soy capaz de poder dormir tranquilo en mis peores días? Bueno, eso es porque no tienes un entendimiento claro de lo que se necesita hacer, o no tienes un sistema efectivo para asegugar que se está haciendo lo debido.

Para encontrar un sistema efectivo, es importante que pienses en positivo en cualquier situación, y para pensar en positivo necesitarás una mentalidad altamente efectiva.

Abajo están las seis características y comportamientos de una mentalidad efectiva que debes empezar a copiar, ya que pueden contrarrestar la mayoría de problemas, convirtiéndote así en una persona más productiva y con una vida más positiva.

Sabe apreciar y disfrutar el momento presente

En un estudio llevado a cabo por psicólogos de Harvard en 2010 se les pedía a los participantes que llevaran un registro de sus pensamientos, sentimientos y actividades en descansos aleatorios y descubrieron que el 46.9% del tiempo se pasaban haciendo una cosa mientras pensaban en otra. ¿Es eso sano?

Hay dos maneras de enfocar esto, ya sea que la gente piensa en situaciones que les hacen felices o que piensan en situaciones que les estresan o preocupan, y ambos distraen del momento presente. Habitualmente, cuando la mente vaga, normalmente es arrastrada por una proyección negativa, que nos hace sentirnos peor sobre nosotros mismos.

La felicidad es una mentalidad a la que sólo se puede llegar con el presente. No es un punto del futuro ni del pasado porque el futuro es impredecible y el pasado no va a volver. Mucha gente piensa que la felicidad les espera en unos años, mientras que otros piensan que no va a haber tiempos mejores.

Se nos olvida que el momento en el que vivimos ya es una bendición y podemos hacer mucho al respecto. Gran parte de nuestra felicidad depende de nuestra actitud hacia el momento presente. Necesitas mucho menos de lo que piensas para ser feliz y una vez entiendas eso la vida es más fácil y simple.

¿Por qué pensar en mañana cuando se puede conseguir tanto hoy? ¿Y si mañana nunca llega? Hazte saber que no hay mañana. Vive el momento presente, lo que hará tu vida mucho más fácil.

Disfruta de su trabajo y los retos

La mayoría de los expertos coinciden en que todos nosotros poseemos algunas características que nos diferencian del resto, pero muchos de nosotros tenemos miedo de enseñarle esos rasgos al mundo. ¿Por qué? Porque somos tímidos o tenemos miedo a perder.

Alguien que nunca a intentado salir de su zona de confort no se dará cuenta nunca de lo que es sobresalir y ser independiente.

Si alguna vez lees biografías de grandes personajes de la historia o escuchas Ted Talks de emprendedores exitosos como Jack Ma, notarás que su vida rara vez ha sido fácil. Su carisma e iniciativa con lo que querían y creían marcó la diferencia.

Los retos te permiten hacer cosas que pueden ser desagradables, exigentes o difíciles, pero una vez empiezas a oler el éxito, gestionar los retos se convierte en un hábito. Tu día debe terminar con una sensación de satisfacción. Cuando tu mente está ocupada con tareas que están ligadas a tu propósito, esas grandes virtudes, que de otra manera estarían dormidas, se despiertan y te ayudan a convertirte en una persona segura de sí misma.

Es disciplinado

Sin disciplina, el éxito es imposible. La disciplina te ayuda a controlar tu vida y tus emociones, lo que te permite controlar a dónde se dirige tu vida. La idea de que la autodisciplina nos motivará a hacer más y ser mejores merece el esfuerzo.

La disciplina es hacer lo que debes hacer, tanto como sea necesario. Es hacer lo que tengas que hacer para alcanzar tu objetivo, te guste o no.

La disciplina te empujará a hacer más (en ocasiones), pero ¿qué te haría sentir mejor al ver tu lista de tareas kilométrica? Porque cuando nos sentimos mejor, rendimos más — físicamente, emocionalmente y financieramente.

La gente consistente a la hora de hacer cosas sabe lo que debe hacer para alcanzar sus objetivos. Tienen mucha autoestima, adquieren la habilidad de influenciar en la vida de los demás, verán mejoras en todas las áreas de su vida, el respeto de los demás será mayor, y eso potenciará aún más su confianza para hacerlo cada vez mejor.

Ayuda a desarrollar creencias personales positivas

Tus creencias influencian tu comportamiento y tus acciones. Necesitas creer que vas a tener éxito antes de tenerlo porque cuando tienes una creencia interna, dirigirás tu atención de manera natural hacia la solución en vez de a llorar por los problemas.

Sarah, una experta escritora de contenido asociada con compañías como Thaksforthehelp y Chegg dice que “muchos estudiantes tienen el hábito de no creer en sus capacidades, que es lo que causa sus fallos en un gran número ocasiones. Si tus creencias acerca de ti mismo y tus habilidades para alcanzar tus metas son negativas, es prácticamente imposible alcanzar lo que te hayas propuesto".

Las caídas son algo que te va a acompañar desde el momento en que decidas hacer algo grande con tu vida. Todo obstáculo va a parecer imbatible, pero esa no es razón para rendirse. La mayoría de la gente se rinde demasiado pronto porque no piensa que sea capaz de hacer eso o aquello. Y el éxito nunca llega para esa gente.

La gente exitosa evita las caídas porque actúan siendo consistentes con sus creencias positivas. Son capaces de levantarse del sofá y tomar la acción que deben hacer para conseguir la cosas.

Controla su enfado

Hay mucho con lo que enfadarse en este mundo ¿pero cambiaría algo? Estar enfadado es fácil, pero en sí misma, la rabia no consigue nada. Sorprendentemente, muchos de nosotros no nos damos cuenta de que tenemos problemas de gestión de la ira, que se mantienen ocultos bajo el subconsciente.

Para lidiar con la ira o conducirla a una acción productiva, la gente efectiva adopta estrategias para distraerse a sí mismos de los sentimientos y pensamientos de enfado. En la mayoría de los casos, simplemente reprimen el sentimiento, haciéndoles fríos emocionalmente. La ira es una gran causa de depresión y falta de productividad, y ambas cosas te pueden distraer de tu objetivo.

Lo que puedes hacer para controlar la ira es practicar el hábito de dirigir el enfado a los problemas específicos que pueden ser solucionados, no hacia gente o situaciones en general. Busca soluciones, no excusas, y deja de quejarte de tu vida cada dos por tres.

Se acepta a sí mismo

Repite conmigo – me acepto a mi mismo. Me quiero. Me perdono por lo que no sabía hasta que lo aprendí. ¿Te sientes mejor contigo mismo?

La gente con éxito entienden quienes son y tienen muy claro sus puntos fuertes y débiles. No pretenden ser quienes no son porque eso compromete su felicidad.

Si no te gusta ir a fiestas o a eventos de networking, puede que quedarte en casa sea mejor idea que ir a la fiesta por presión social y aburrirte una vez allí. Aprende a aceptarte como eres porque eres único. El empoderamiento, la libertad, la aceptación llegan a quien no tiene miedo de aceptarse a sí mismo.

Como dijo William Shakespeare, “nada es bueno ni malo, pero lo que pensamos sobre ello lo es”. Ser feliz de verdad empieza con darte cuenta de que eres la fuente y la causa de tu propio bienestar y que ese sentimiento viene de aceptarte como eres.

Si le tienes miedo a los retos, la duda y las preocupaciones, nunca serás capaz de avanzar en tu vida, y nunca sabrás lo que es tener éxito y probar cosas nuevas. Aprende a apoyar estos términos y puntos ya citados porque son un paso hacia adelante en el éxito y en una mentalidad altamente efectiva.

No hay comentarios

¡Comparte tus pensamientos!

Escribe tu comentario:

Prueba FacileThings 30 DÍAS GRATIS y empieza a vivir a tu ritmo

No necesitas tarjeta de crédito para probar. Cancela cuando quieras con un solo clic.