Productividad y GTD

10 Maneras de entrenar a tu cerebro para mantener la concentración

AUTOR: Jacob Dillon
Brain training to staying focused

La atención es el recurso más preciado que podemos controlar para conseguir hacer las cosas. La habilidad para concentrarte de manera intensa y durante un largo período de tiempo en una actividad es indudablemente esencial para cualquier persona que desea atraer abundancia y resultados.

Nuestro cerebro es un mecanismo complejo que habitualmente trabaja sin que nos demos cuenta. Nuestro subconsciente, donde todos nuestros recuerdos, emociones y asociaciones neuronales se almacenan, puede ser nuestro mejor amigo o nuestro peor enemigo.

No importa qué objetivo, profesión o trabajo tengas en este momento, una mente disciplinada es crítica para el éxito. Y por esa razón, en este post comparto 10 maneras efectivas de entrenar a tu cerebro para ser productivo. ¡Presta atención y aplícalo!

1. Planifica y visualiza un par de tareas críticas cada día

Nuestros pensamientos moldean la realidad ¿por qué? Porque nuestros pensamientos conllevan emociones, esas emociones nos conducen a la acción y la acción a los resultados.

Como parte de tu rutina matutina, establece de una a tres tareas críticas que deben hacerse a lo largo del día. No pienses en ellas superficialmente. Visualízalas y simula el sentimiento que vayas a tener una vez hayas terminado la tarea. Si piensas verdaderamente en el éxito que vas a tener al final del día, tu subconsciente hará todo lo que pueda para cambiar tus pensamientos por una realidad.

2. Aprende cuáles son tus mejores horas

Hay gente que rinde mejor durante el día, mientras que otros son mejores cuando trabajan por la noche. Para encontrar tus horas más productivas deberías medir la tu productividad a lo largo de varios momentos del día.

Presta atención a tu energía, tus patrones de pensamiento, distracciones, motivación y tus estados de ánimo mientra experimentas con distintas horas. Asegúrate de que permites dedicarle al menos una semana para establecer tus mejores horas. Es decir que si en una semana intentas realizar las tareas más importantes de 8AM a 10AM, a la semana siguiente céntrate en trabajar en tus tareas críticas de 10AM a 12PM.

3. Evita la multitarea

Se ha demostrado que la multitarea reduce nuestras habilidades cognitivas porque nuestro cerebro sólo se puede centrar en una única tarea al mismo tiempo. Aunque la multitarea puede ser beneficiosa en determinadas situaciones, deberías evitarla lo máximo posible, sobre todo si lidias con tareas importantes. Presta toda tu atención a una sola tarea para mejorar la calidad y la rapidez de tu trabajo.

4. Trata tu mente como a un músculo.

¿Qué haces cuando quieres crea músculo? Haces ejercicio. No sólo una vez, sino de manera regular. Entrenar a tu cerebro para mantenerse concentrado es también una cuestión de práctica. Cada vez que identifiques pensamientos que te distraen, debes reconocerlos por su nombre, asesinos de tu atención y tu tiempo.

Cuando sientas que “debes dejar de trabajar” deberías alargar un poco más. Si tienes problemas concentrándote ahora mismo, no deberías intentar trabajar durante 60 minutos seguidos. Construye tus niveles de concentración poco a poco. Las dos primeras semanas intenta centrarte durante 20 minutos y descansar durante 5, luego vuelve a intentarlo. ¡En dos meses serás capaz de mantener la concentración durante una hora y conseguir un montón de resultados!

5. Construye fuerza de voluntad y disciplina

Pocos de nosotros tomamos decisiones reales. Una decisión es un trato con nuestra mente que, no importa lo que pase, se mantiene. Por ese motivo, cuando dices, “debería hacer deporte” deberías cambiar inmediatamente el “debería” por el “tengo”. De otra forma, tu cerebro no toma tu decisión enserio y no se preocupa de “ayudarte”.

La fuerza de voluntad y la autodisciplina son dos rasgos relacionados que deberías desarrollar a la vez. Tu fuerza de voluntad es el combustible de tus acciones. Tu disciplina es tu habilidad para dejar a un lado tus pensamientos intrusivos, tu zona de confort y la pereza.

Lo que no mucha gente te dice es que estas habilidades requieren práctica consistente, desarrollarlas no es fácil, y rendirte no es una opción.

6. Reconoce tu necesidad de evitar el dolor y aumentar el placer

Cuando hacemos algo, lo hacemos porque buscamos placer o por evitar el dolor. Piensa en ello. Cuando un estudiante tiene que hacer sus deberes, procrastina porque su subconsciente da señal de un dolor que llega. Cuando la fecha de entrega está cerca, se realiza la acción para evitar el dolor de una nota negativa.

Coge este ejemplo y sicronízalo con tu vida. Cada vez que te quieras centrar en una tarea, reconoce tu respuesta inmediata. ¿Tratas de evitar el dolor? ¿O buscas placer? Cuando te conviertas en el observador, serás capaz de estar al mando.

7. Evita las distracciones

No puedes entrenar a tu cerebro para mantenerse centrado si no te aseguras de que todo tu entorno está libre de distracciones. Tu móvil, por ejemplo, no debería interrumpir tu atención. Apaga las notificaciones, di “NO” cuando alguien te interrumpa, y comprométete a eliminar cualquier posible distracción a tu alrededor.

8. Aprovecha el poder de los hábitos

Si construyes hábitos estimulantes, no vas a necesitar utilizar tu motivación y tu fuerza de voluntad para centrarte. Tu mente va a reconocer el patrón y hará tu trabajo más fácil. Por ejemplo, cuando te cepillas los dientes y te lavas la cara por las mañanas, lo haces de manera automática sin necesitar mucha concentración, energía o motivación. Construir hábitos productivos es como enseñarle a tu cerebro cómo portarse de manera distinta en momentos específicos.

9. Practica el Mindfulness

El Mindfulness implica conciencia de uno mismo. Practicar Mindfulness no es otra cosa que centrar toda tu atención en el momento presente. Tus pensamientos y emociones, el entorno que te rodea, tu respiración, los latidos de tu corazón… Tu eliges. No importa en lo que decidas concentrarte – siempre y cuando estés “aquí” y “ahora”, y tu mente esté presente.

Puedes practicar Mindfulness en varias situaciones: mientras leas, trabajes, estudies, limpies los platos, pasees, o cualquier otra cosa. Cuando te concentras en lo que está pasando ahora mismo, tienes un mejor desempeño en la mayoría de las situaciones.

10. Hazte soberano

La soberanía es la práctica de alinear tus pensamientos, emociones y acciones. A la mayoría de las personas les falta la soberanía, lo que significa que sus emociones no están en armonía con sus pensamientos, ni con sus acciones.

Por ejemplo, si quieres leer un libro hoy pero sientes que va a ser aburrido, nunca te vas a leer el libro. Sin embargo, si piensas en algo y obtienes un sentimiento positivo como reacción, llevar a cabo la acción no va a ser tan complicado.

Si eres consciente de esto, lo puedes llevar a cabo con facilidad. Como resultado, mantener la concentración en tus responsabilidades y en tu trabajo puede ser pan comido.

Conclusiones

Mejorar tu mente lo es todo. Hasta que te dejes llevar por tus pensamientos, placeres inmediatos, miedo y dolor, experimentarás todo lo que “cultives”. Como dicen, se recoge lo que se siembra.

Esto se refiere al principio universal de causa-efecto, que sugiere que cualquier acción y emoción que experimentes y cada acción que lleves a cabo tendrá un efecto. Bueno o malo, eso ya depende de ti.

No hay comentarios

¡Comparte tus pensamientos!

Escribe tu comentario:

Prueba FacileThings 30 DÍAS GRATIS y empieza a vivir a tu ritmo

No necesitas tarjeta de crédito para probar. Cancela cuando quieras con un solo clic.