Productividad Personal

Cómo convertir un simple cuaderno en blanco en una poderosa herramienta de trabajo

AUTOR: Lori Wade Tags Herramientas Trabajo y Vida Objetivos Organización

¿Quieres impulsar tu productividad personal?

Organiza tus to-dos con eficacia.

La solución definitiva para hacer GTD®

Tu sistema GTD®, listo desde el primer minuto

Notebook tool

Ya sea porque la pandemia tiene tu manera normal de organizarte fuera de control, o simplemente porque estás buscando un nuevo enfoque, un nuevo cuaderno en blanco puede ser un agradecido respiro de las agendas llenas de pegatinas y recordatorios que están desbordando el mercado hoy en día.

Cuando eliges el cuaderno en blanco, puedes crear una herramienta conveniente y personalizable para organizar tu vida, que verdaderamente tenga sentido.

Echemos un vistazo a cómo puedes usar un cuaderno para ayudarte a estabilizar tus pensamientos, planificar tu día (y tu semana) y permitirte prosperar con la confianza de que no te olvidas de los recados, las citas o las cosas de tu lista de tareas.

Para empezar: consigue un cuaderno (y otro material de papelería) que te encante

Piensa en cuando estabas en primaria. ¿Te acuerdas de lo que te ilusionaba comprar el material escolar? El sentimiento de abrir las carpetas aún sin usar, los bolis y los lápices nuevos, y los cuadernos vacíos significaban que el año era aún una tabula rasa y eso te daba la inspiración y motivación para hacerlo bien.

Un cuaderno nuevo y sin estrenar que te encante, junto con unos nuevos bolígrafos, puede recrear ese sentimiento en tu vida adulta.

Tómate tu tiempo cuando elijas el cuaderno. Piensa en el diseño de las tapas, el tamaño de las hojas, y el estilo de libreta que más sentido tenga para tus necesidades, y ponte a buscar. No elijas el primer cuaderno con el que te cruces en la tienda.

Prioriza uno que se adapte a tu persona o a tu trabajo, y preferiblemente, ten en cuenta el medio ambiente y elige uno que sea eco-friendly, hecho de papel reciclado. Cuanto más tiempo le dediques a meditar tu decisión, más probable es que mantengas el cuaderno como herramienta para organizarte.

Lo siguiente, elige tu formato de organización

Tanto si utilizas el cuaderno para gestionar el equipo que supervisas, para llevar un control de tu vida laboral, o una organización mixta de tu vida personal y profesional, querrás elegir el formato que mejor te encaje. Una de las mejores cosas de elegir un cuaderno en blanco es que no te estás comprometiendo con ningún método de organización. Prueba con estas opciones hasta llegar a una que se ajuste a tus necesidades.

Cajas

Organizar tu cuaderno en cajas, como un calendario de escritorio, puede ser una opción viable. Uno de los beneficios de usar un cuaderno en blanco es que puedes hacer cajas más grandes para las semanas más ocupadas, y en las que menos, hacer las cajas más pequeñas. Puedes elegir hacer cajas de una semana a lo largo de dos páginas o extender aún más tu semana.

Listas verticales

¿Prefieres extensiones más amplias de espacios en blanco, que así te dejen seguir añadiendo a las listas a lo largo del día? Las columnas verticales puede que sea lo que más te funcione. Puedes desglosar tu día por horas si es necesario o poner las tareas por orden de importancia.

Página por día

Para muchos profesionales ocupados, las listas de tareas son interminables, y puede resultar útil tener una página completa por día. Usando este método hay profesionales que prefieren separar sus tareas en tres categorías: deben completar hoy, esta semana y tareas en curso.

Tu próximo paso: empieza a pensar en tus tareas diarias, semanales y mensuales.

Puede ser complicado acordarte de todo lo que tienes que hacer en un día, semana o mes. Tener varias lluvias de ideas para empezar a llenar tu agenda puede ser muy útil para tu nuevo proceso de organización personalizada. Es normal ilusionarse por un nuevo formato de organización y querer completar tus tareas semanales, y mensuales de golpe, pero probablemente se te queden cosas fuera si tratas de hacerlo todo de una vez.

Establece objetivos

No permitas que tu organizador se empantane con todas las cosas que debes hacer — también hay espacio para las cosas que quieres hacer. Ya sea pasar más tiempo con tu familia, mejorar tu salud, o salir de la oficina a una hora razonable, tu agenda es un gran sitio para empezar a monitorizar el progreso de tus metas personales y profesionales. Cuando te organizas, es más fácil que encuentres momentos de tiempo libre que puedas dedicar a hacer que tu vida sea más satisfactoria.

Ten citas semanales contigo mismo, y cúmplelas.

Organizar tu trabajo y tus tareas personales no es un proyecto de un momento. Necesitas volver a tu organizador semana tras semana. Decide un momento cada semana (mucha gente prefiere los domingos por la tarde) en el que mirar a la semana que viene, añadir tareas, y eliminar lo que ya no sea relevante. No te olvides, decide el momento de la cita en tu agenda y entiéndelo como un compromiso al que no puedes faltar.

Ensayo y error es la clave: quédate con lo que funciona, cambia lo que no lo haga.

Cuando pruebas nuevos métodos de organización, tardarás un tiempo en hacerlo bien. No te machaques si algo no sale tan bien como querías; eso es justo lo que te permite la libertad que aporta un cuaderno en blanco. Simplemente cambia a un nuevo formato, inténtalo de nuevo, y reevalúa una vez hayas dedicado tiempo a descubrir qué métodos son mejores para ti.

Lori wade
Lori Wade
@loriwade1122

Lori es una periodista y escritora de contenidos de Louisville, con experiencia en publicaciones pequeñas. Disfruta creando noticias y artículos conceptuales sobre la eficiencia y la productividad para la vida. Puedes encontrarla en LinkedIn.

Descarga GRATIS el ebook “The Pursuit of Mastery”!

Pursuit of mastery ebook

No hay comentarios

Los artículos se cierran a nuevos comentarios después de 30 días.

Prueba FacileThings 30 DÍAS GRATIS y empieza a vivir a tu ritmo

No necesitas tarjeta de crédito para probar. Cancela cuando quieras con un solo clic.