Productividad y GTD

Descansar adecuadamente, clave para tu productividad

AUTOR: Francisco Sáez
“Hay virtud en el trabajo y hay virtud en el decanso. Practica ambas cosas y no olvides ninguna.” ~ Alan Cohen
Resting

Para ser productivo a lo largo del día no basta con tener un sistema de organización personal funcionando a la perfección. Necesitas tener capacidad de atención para poder concentrarte adecuadamente en cada tarea y, además, energía para enfrentarte a ellas. Si no eres capaz de gestionar estos parámetros podrías tardar dos horas en hacer algo que se puede hacer en una hora. Tu eficiencia se vería reducida dramáticamente.

Para tomar las decisiones correctas en cada momento y ejecutarlas de forma eficiente, no puedes descuidar un factor extremadamente importante: descansar adecuadamente.

Desgraciadamente, en esta sociedad estamos todos demasiado presionados (a veces, por nosotros mismos) para hacer las cosas cuanto antes. Esto hace que a menudo desestimemos la opción de tomar un descanso, incluso cuando ya no somos capaces de pensar con claridad y no avanzamos en lo que estamos haciendo. Déjame decirte que cuando estás cansado, estresado y agobiado, continuar no es una opción demasiado inteligente.

Descansar es una obligación si quieres ser más productivo, un mejor profesional y más feliz en tu vida. Y no se trata sólo de dormir bien durante la noche.

Se ha comprobado que realizar descansos cortos y muy a menudo durante el día es muy beneficioso para nuestro rendimiento 1. Tras cada descanso renovamos la energía de nuestro cuerpo, reactivamos nuestro cerebro y afrontamos cualquier nueva tarea con más motivación.

La Técnica Pomodoro te ayuda a implementar una rutina llena de descansos a lo largo de la jornada. Se basa en ciclos de trabajo de 25 minutos con descansos de 5 minutos, y descansos más largos (de 15 a 30 minutos) cada cuatro iteraciones.

Seguramente ya te tomas un descanso de vez en cuando, entras a internet y te pones a leer blogs como este. O te pones a hacer cosas con el móvil. Hay estudios que demuestran que este tipo de actividades activan prácticamente los mismos procesos mentales que utilizas al trabajar 2. Dicho de otra forma, esa forma de descansar no significa “descansar”. Para que un descanso sea efectivo debes desconectar completamente.

Ir a tomar un café, tener una charla informal con algún compañero del trabajo o, simplemente, relajarte unos minutos pensando en cualquier cosa, son formas de descansar más o menos efectivas. Sin embargo, nada es mejor que salir del edificio a dar un paseo, sobre todo si tienes cerca algún parque o paraje natural. Parece que la naturaleza ayuda a aclarar y recargar la mente.

Aunque en algunas empresas no se han enterado todavía, el valor de un empleado no depende del número de horas que trabaja sino del valor que aporta durante esas horas. Relajarte de vez en cuando y hacer cosas que te divierten y que no tienen nada que ver con el trabajo, te ayuda a hacer mejor tu trabajo.

Cualquiera que haga algún tipo de entrenamiento físico sabe que, para que sea efectivo, es necesario hacer pequeños descansos entre series, un buen descanso entre dos entrenamientos y un macro-descanso de al menos una semana cada dos o tres meses. En los descansos es donde se produce el progreso.

Descansar es también una de la buenas prácticas en las metodologías ágiles de desarrollo de software. Se dice que hay que estar fresco y con ganas de trabajar cada mañana, y cansado y satisfecho cada noche. Dedicar un par de días a la semana para hacer cosas distintas al trabajo te permiten volver lleno de energía y nuevas ideas. El exceso de horas de trabajo se considera un síntoma de que existe un problema serio en el proyecto.

En definitiva, trabajar de forma continua durante muchas horas no es natural. Ni el cuerpo ni la mente funcionan de esa manera. Debes establecer ciclos más cortos que se adapten a tu naturaleza. Idóneamente, eres tú quien debe decidir la duración de cada ciclo y cada descanso, ya que cada persona funciona de manera diferente. Hay gente que se encuentra perfectamente después de dormir seis horas y hay gente que necesita ocho. Hay gente que con un descanso de 15 minutos cada 2 horas recarga las pilas, y hay gente que necesita 30 minutos cada hora y media para desconectar. Debes entender tu ritmo de vida y ajustar tu actividad a él, no al revés.

1 Investigación: Give me a better break: Choosing workday break activities to maximize resource recovery

2 Investigación: Effects of breaks on regaining vitality at work: An empirical comparison of ‘conventional’ and ‘smart phone’ breaks

No hay comentarios

Los artículos se cierran a nuevos comentarios después de 30 días.

Prueba FacileThings 30 DÍAS GRATIS y empieza a vivir a tu ritmo

No necesitas tarjeta de crédito para probar. Cancela cuando quieras con un solo clic.