Productividad y GTD

¡Déjate de Tonterías y Tómate unas Vacaciones!

AUTOR: Francisco Sáez
Blog productivity

Después de la última crisis económica, parece que tenemos que aprender a ser más productivos, a hacer más con menos. Esto ha llevado a que, en los últimos años, sobre todo las pequeñas empresas y los trabajadores autónomos, hayan limitado un tanto sus vacaciones.

En realidad, haya crisis o no, siempre deberíamos tratar de sacar el mayor partido a nuestros recursos (al fin y al cabo, en eso consiste la productividad). Pero no confundamos el tocino con la velocidad. Reducir los descansos y las vacaciones es, paradójicamente, una medida contra-productiva.

¿Estás pensando en no tener vacaciones, en acortarlas o en llevarte parte de tu trabajo a la playa? Ésa es una mala idea. Es mala para tu salud, para tu productividad y para la economía del país en general—cuando estás de vacaciones gastas más dinero y ayudas a crecer a otras empresas.

Ya en los años 20, Henry Ford se dio cuenta de que se obtenían mejores resultados con una semana de trabajo de 5 días y 40 horas que con una de 6 días y 48 horas. No nos olvidemos de que las vacaciones se instauraron a principios del siglo pasado porque los empresarios se dieron cuenta de que los empleados regresaban revitalizados y producían mucho más después de unos días de descano. Los descansos y las vacaciones nos permiten recuperar los niveles de atención necesarios para ser eficientes en nuestro trabajo.

Aunque se puede conseguir un aumento momentáneo de productividad incrementando las horas de trabajo a la semana, se ha demostrado que, después de 3 semanas, la productividad se vuelve incluso negativa (es decir, se consiguen peores resultados trabajando 60 horas que trabajando 40). Al trabajar más horas se necesita más tiempo para recuperar la capacidad de atención y, en ocasiones, no se llega a conseguir una recuperación total.

Un estudio llevado a cabo en 2009 muestra como Finlandia y Francia, dos de los países con más días de vacaciones por trabajador y año (40) están el los primeros puestos de países más competitivos del mundo, con una eficiencia de trabajo muy por encima de la media (relación entre PIB y total de horas trabajadas). Lo mismo ocurre con otros países europeos como Suecia, Austria, Bélgica, Holanda y Luxemburgo.

El estrés provocado por el trabajo es uno de los problemas de salud más importantes en nuestra sociedad actual. Y el estrés no solo afecta a nuestro cerebro sino también a nuestro cuerpo. Las personas que no toman vacaciones regularmente son al menos un 30% más proclives a sufrir un ataque al corazón que las que sí lo hacen.

Para las empresas, la vacaciones generan en realidad grandes beneficios en la productividad, el buen ambiente en el lugar de trabajo y en la retención de empleados. Algunos ven el mes de Agosto como un mes de trabajo perdido por millones de trabajadores. Los psicólogos dicen ahora que es un mes que potencia la productividad del resto del año.

Tomar unas buenas vacaciones alivia el estrés. Eso sí, debes desconectar si quieres eliminar totalmente las fuentes de estrés. Así que tómate unas vacaciones a la vieja usanza. Déjate el trabajo en la oficina y preocúpate de disfrutar y de cuidarte. Duerme mejor, come mejor y pasa más tiempo con tu familia. Descansar es fundamental para ser productivo.

Y si tienes o gestionas una empresa, no seas capullo y asegúrate de que todo el mundo utiliza todos sus días de vacaciones como es debido.

No hay comentarios

Los artículos se cierran a nuevos comentarios después de 30 días.

Prueba FacileThings 30 DÍAS GRATIS y empieza a vivir a tu ritmo

No necesitas tarjeta de crédito para probar. Cancela cuando quieras con un solo clic.