Productividad y GTD

7 Razones por las que procrastinar te hace más productivo

AUTOR: Hugh Beaulac
“Cuando trabajaba, trabajaba de verdad. Pero cuando jugaba, jugaba de verdad.“ ~ Dr. Seuss
Productive procrastination

La persona que más tiempo está en la oficina es la que parece más trabajadora ¿verdad?

A primera vista, tiene sentido. Sin embargo trabajar muchas horas no tiene porqué significar que se es más productivo. Puedes pasar todo el día en tu feed de Instagram y hablando con tus compañeros o puedes pasar dos horas haciendo un informe anual.

Hay veces en las que tu jornada laboral consiste en lidiar con el email sobrecargado, reuniones con compañeros, discutir planes, y aún sigues trabajando en una tarea cuando la fecha de entrega se acerca. Aunque estés hasta arriba de trabajo, no puedes centrarte y al final evitas hacer lo que tienes que hacer.

En otras palabras, procrastinas.

La mayoría de la gente opina que la procrastinación te impide alcanzar tus objetivos laborales, pero no te desanimes: todos hemos estado ahí. De acuerdo con las estadísticas, el 95% de la población procrastina de cuando en cuando.

De hecho, es mejor hacer un descanso y volver luego al trabajo que pasar muchas horas intentando trabajar en una tarea que simplemente no quieres terminar. El objetivo principal es trabajar de manera productiva lo que significa trabajar eficientemente — conseguir tener el trabajo hecho a un gran nivel sin dedicar demasiado tiempo.

Aquí está la lista de razones por las que procrastinar te hace más productivo:

  1. Te vuelves más creativo. Trabajar en el último minuto te puede aportar gran flexibilidad para improvisar. Si potencias tu creatividad puedes enfocar el mismo problema desde distintos ángulos y encontrar más soluciones. Por lo tanto, tardas menos resolviendo el problema y eres más productivo.
  2. Priorizas tareas. Al tratar de llegar a fechas de entrega tan justas, necesitas priorizar una vez que entiendes que no serás capaz de completar todas las tareas con un alto nivel mientras trabajas bajo presión. Por ello, aprendes a centrarte en lo más crítico e importante sin perder el tiempo con “ladrones del tiempo”
  3. Ahorras tiempo. Es prácticamente imposible trabajar eficientemente sin tomar descansos. Si sientes que empiezas a procrastinar, simplemente relájate un rato en vez de perder el tiempo tratando de hacer algo (sin hacerlo realmente).
  4. Trabajas más eficientemente. Cuando procrastinas, postpones trabajar en alguna obligación. Por ello, tienes menos tiempo para trabajar en esa tarea. Trabajar con las fechas límite más pegadas hace que evites emplear tiempo innecesario haciendo tu trabajo o tus proyectos.
  5. Potencias tu energía. La procrastinación no es mala si sabes que como sacarle el mejor provecho. Una vez te distraes de tu tarea y te centras en relajarte, puedes obtener más energía, y así ser capaz de trabajar mejor en tus obligaciones.
  6. Aumentas la motivación. Casi siempre, la gente procrastina porque se siente incapaz de completar una tarea de manera correcta. Sin embargo, cuando se termina pronto y bien, se sienten motivados. Parece que sus preocupaciones no era tan graves y entonces pueden trabajar mejor. Por eso, la gente que procrastina aumenta su motivación y por ello puede trabajar de manera más productiva.
  7. Reduces la ansiedad. Te empiezas a preocupar cuando piensas en hacer una tarea que no quieres hacer. Sin embargo, cuando procrastinas, aumentas la motivación y te relajas, ya que no estás pendiente de terminar esa tarea. Por lo tanto, mejora tu salud mental y eso te ayuda a trabajar mejor.

Retrasar las obligaciones del trabajo no es tan mala idea si sabes procrastinar de manera productiva. Hay veces que es mejor dejar de trabajar para completar todo más tarde que estar horas intentando que llegue la inspiración.

No hay comentarios

¡Comparte tus pensamientos!

Escribe tu comentario:

Prueba FacileThings 30 DÍAS GRATIS y empieza a vivir a tu ritmo

No necesitas tarjeta de crédito para probar. Cancela cuando quieras con un solo clic.