Productividad y GTD

Motivación intrínseca

AUTOR: Francisco Sáez
Blog productivity

La motivación intrínseca es la que nos impulsa a hacer cosas por el simple gusto de hacerlas. La propia ejecución de la tarea es la recompensa. A diferencia de la motivación extrínseca, basada en recibir dinero, recompensas y castigos, o presiones externas, la motivación intrínseca nace en el propio individuo.

Aunque todo nuestro sistema laboral se basa en que la motivación es un mecanismo totalmente racional—seremos más productivos si obtenemos un mayor beneficio a cambio—, recientes estudios indican que esto no es así. La motivación extrínseca solo funciona hasta que conseguimos cubrir un nivel de vida que consideramos aceptable. Cuando nuestras necesidades básicas están cubiertas, un incremento en los ingresos ya no produce un aumento de felicidad en la misma medida.

En la mayoría de los casos, el refuerzo de la motivación extrínseca solo produce un aumento de productividad a corto plazo. A largo plazo puede ser incluso negativo, ya que hace que la intrínseca disminuya, produciendo el efecto contrario: menor productividad. Esto no quiere decir que haya que eliminar esta clase de motivación, sino que hay que utilizarla hasta donde es útil. Y sólo suele ser útil para incentivar a la gente a hacer tareas rutinarias y aburridas, que no suponen ningún reto.

Hoy en día, la mayoría de los trabajos son lo suficientemente complejos e interesantes para que la gente pueda disfrutar tanto de su trabajo como de su tiempo de ocio. Así debería ser. Pero para ello se debe crear un entorno adecuado que permita motivar a los trabajadores apelando a sus necesidades internas, a su deseo natural de aprender, de cooperar con los demás, de ser respetados. ¿Qué hace falta para encontrar esta motivación?

  • Sensación de significado. Debemos tener un compromiso hacia un propósito importante, significativo.
  • Sensación de elección. Nos gusta poder elegir el camino y la forma de cumplir el propósito, que no nos lo impongan. Nos gusta ser autónomos.
  • Sensación de competencia. Nos gusta sentir que somos buenos haciendo lo que hacemos, y que lo que hacemos nos permite mejorar nuestras habilidades.
  • Sensación de progreso. Es importante darnos cuenta de que estamos progresando en el cumplimiento de nuestro propósito.

No cabe duda de que la gente es mucho más productiva cuando hace lo que realmente quiere. Utiliza esto para encontrar tu propia motivación. ¿Cuál es el propósito de tu trabajo? ¿Tienes la libertad suficiente para hacerlo a tu manera? ¿Tienes la competencia necesaria para hacerlo bien?

Artículo relacionado: Teoría de la Autodeterminación

No hay comentarios

Los artículos se cierran a nuevos comentarios después de 30 días.

Prueba FacileThings 30 DÍAS GRATIS y empieza a vivir a tu ritmo

No necesitas tarjeta de crédito para probar. Cancela cuando quieras con un solo clic.