Productividad Personal

La efectividad es una cuestión de hábitos

AUTOR: Francisco Sáez Tags Superación Personal Hábitos
"Primero hacemos nuestros hábitos, después nuestros hábitos nos hacen a nosotros." ~ Charles C. Noble

¿Quieres impulsar tu productividad personal?

{:headline=>"¿Quieres impulsar tu productividad personal?", :subheadline=>"Organízate con eficacia. Sin estrés.", :cta=>"PRUEBA FacileThings GRATIS"}

La solución definitiva para hacer GTD®

Tu sistema GTD®, listo desde el primer minuto

Effectiveness matter of habit

Creo que una de las principales razones por las que mucha gente no está bien organizada y vive agobiada por la presión de su trabajo y sus tareas personales, es que no consiguen establecer los hábitos necesarios para, con calma, tenerlo todo bajo control.

De manera consistente, y muchas veces inconsciente, nuestros hábitos conforman nuestro comportamiento de cada día, y nuestra respuesta ante cualquier situación. En última instancia, son nuestros hábitos los que definen nuestro carácter y terminan dirigiendo nuestras vidas de algún modo.

¿Eres capaz de gestionar tus compromisos de cada día manteniendo la calma? ¿Eres una persona eficiente en la realización de tus tareas? ¿Eres una persona efectiva? ¿O tú organización es algo caótica y vas haciendo lo que buenamente puedes? En este caso, debes ser consciente de que necesitas pensar o hacer las cosas de manera diferente para mejorar determinados aspectos de tu vida. Hay multitud de factores externos a los que puedes culpar, pero las cosas continuarán igual hasta que aceptes que debes cambiar algunos hábitos. El problema es solo tuyo y es intransferible.

La buena noticia es que los hábitos se pueden aprender—y también desaprender—. La mala, es que no es nada fácil. Somos animales de costumbres. Cambiar nuestra natural tendencia a procrastinar o a dejarnos llevar por situaciones urgentes, requiere algo más que unos pequeños cambios en nuestra vida. Para cambiar de hábitos, adquirir un nuevo hábito que te va a beneficiar o eliminar uno que te está perjudicando, es necesario un proceso relativamente largo y pesado, que requiere una dedicación absoluta y, sobre todo, una motivación superior.

Cuando empiezas a intentar establecer un nuevo hábito, te encuentras con una enorme resistencia interior a hacer las cosas de otra manera. Tu cerebro se rebela y, una y otra vez, trata de llevarte de vuelta por el camino antiguo. Esta fuerza natural es la que actualmente impide que alcances los logros que deseas. En todo momento debes tener presente que la recompensa a largo plazo se va a traducir en más control y menos estrés y, por lo tanto, merece la pena.

Para crear hábitos es bueno establecer rutinas y marcar actividades en el calendario que te obliguen a realizar acciones relacionadas con el hábito que intentas crear. Es más fácil hacer algo que has decidido de antemano hacer a las 10 de la mañana, que hacer algo a lo que no has asignado un momento específico (probablemente terminarás no haciéndolo). Táchalo o márcalo con una X cuando esté hecho para reforzar la sensación de progreso. Persevera, es tan sólo una cuestión de tiempo.

Si entiendes cómo funcionan los hábitos, con el tiempo puedes crear un conjunto de buenos hábitos que te lleven a hacer lo que realmente quieres. Los hábitos se generan por repetición, ya que son básicamente la inercia natural a seguir haciendo lo que “siempre” has estado haciendo.

Para Stephen Covey, autor de Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva, un hábito es la intersección del conocimiento (qué debes hacer y por qué), la habilidad (cómo debes hacerlo) y el deseo (la motivación interna que te empuja a querer hacerlo). Necesitas tener conocimiento, habilidad y deseo para convertir algo en un hábito, y alcanzar así nuevos niveles de efectividad.

Existen muchos métodos, herramientas y avances tecnológicos que te ayudarán a mejorar tu productividad personal, pero sólo van a funcionar si consigues establecer los hábitos necesarios. Si estás empezando a implementar GTD (Getting Things Done), antes de probar indiscriminadamente todas y cada una de las aplicaciones existentes, preocúpate por adquirir correctamente los tres hábitos necesarios para que funcione:

  1. Acostúmbrate a anotar todo lo que te preocupa,
  2. acostúmbrate a tomar decisiones sobre todo lo que te concierne y
  3. acostúmbrate a revisar tus listas frecuentemente.

Después, busca la herramienta que te permita ejecutar esos hábitos de la manera más sencilla y eficiente posible.

No hay comentarios

¡Comparte tus pensamientos!

Escribe tu comentario:

Prueba FacileThings 30 DÍAS GRATIS y empieza a vivir a tu ritmo

No necesitas tarjeta de crédito para probar. Cancela cuando quieras con un solo clic.