Productividad y GTD

Interrupciones, el gran enemigo de la productividad personal

AUTOR: Francisco Sáez
“La efectividad en el trabajo aumenta de acuerdo a una progresión geométrica si no hay interrupciones.” ~ André Maurois
Interruptions

Las interrupciones son el enemigo público número uno en el campo de la productividad personal. Si no terminas las cosas a tiempo y tienes que trabajar hasta más tarde, o incluso los fines de semana, es seguramente porque se producen un montón de interrupciones en tu trabajo. Dicho de otro modo más doloroso, no es que tengas mucho que hacer, sino que no eres bueno gestionando tu atención.

Es cierto que hay entornos en los que luchar contra las interrupciones es más difícil. En la mayoría de organizaciones se enmascaran las interrupciones entre compañeros bajo términos como “colaboración” o “camaradería”. Pero no nos engañemos, una interrupción es una interrupción, y si dejas de hacer tu trabajo durante 20 minutos porque alguien que pasaba por ahí ha decidido preguntarte o contarte algo, serán 20 minutos que tendrás que recuperar. Y como los días tienen siempre las mismas 24 horas, tendrás que robar tiempo a tus aficiones, familia y amigos para compensar toda esa acumulación de interrupciones.

Además de las típicas interrupciones de tus colegas, están las interrupciones que se generan por el simple hecho de estar siempre “conectados”. Internet y los smartphones han creado una cultura de la distracción de la que es difícil evadirse.

Y luegos están tus propias interrupciones internas, las que produce tu propia mente porque no quieres olvidarte de hacer algo, o porque tienes un problema que casa que todavía no has aclarado, o por mil posibles causas.

Todas estas interrupciones rompen una jornada de trabajo de ocho horas en multitud de mini-momentos de trabajo que al final del día no suman ni cinco horas. Trabajas media hora y viene tu amiguete a hacerte la broma de turno. Trabajas quince minutos más, y recibes una llamada. Otros quince minutos, y ya no puedes más, tienes que levantarte e ir a tomar un café… Y así todo el día.

Obviamente, las interrupciones afectan enormemente a tu rendimiento y a tu productividad personal. Para poder ser realmente productivo necesitas periodos largos de trabajo sin interrupciones, donde puedas concentrarte en lo que estás haciendo y trabajar de forma fluida; periodos en los que no tengas que pasar de una tarea a la otra para volver de nuevo a la primera.

¿Es esto tan difícil? Yo creo que no. Las organizaciones pueden establecer normas en las que se respete una parte del día sin interrupciones. Además, hay formas de luchar contra las interrupciones externas. Y técnicas para gestionar mejor las interrupciones internas. Y también puedes adoptar un método de gestión personal como GTD, que libere a tu mente del estrés de tener que mantener constantemente la atención sobre las cosas pendientes.

No hay comentarios

Los artículos se cierran a nuevos comentarios después de 30 días.

Prueba FacileThings 30 DÍAS GRATIS y empieza a vivir a tu ritmo

No necesitas tarjeta de crédito para probar. Cancela cuando quieras con un solo clic.