Productividad y GTD

Cómo Ser un Emprendedor Efectivo

AUTOR: Francisco Sáez
“Si no hay un compromiso, lo que hay son promesas y esperanzas; no hay planes.” ~ Peter Drucker
Productive entrepreneur

Llevas tiempo desarrollando en tu cabeza una idea de negocio y crees que puede funcionar. Por fin podrías tener tu propio negocio, hacer lo que te gusta, tomar todas las decisiones y no depender de nadie. Lo que siempre has querido.

Pero el siguiente paso es enorme, tienes que transformar esa idea en realidad. Y eso, estés solo o tengas colaboradores, conlleva ejecutar muchísimas acciones de diferente naturaleza, en el orden adecuado.

Puede que tu idea sea brillante e innovadora, pero sin una adecuada organización personal y el desarrollo de unos hábitos productivos necesarios, es muy probable que se ejecute de manera ineficiente o que incluso termine no llevándose a cabo. Aunque una idea brillante tiene más probabilidades de convertirse en un gran negocio que una idea simplemente buena, una idea medio decente que se ejecuta magistralmente terminará muy probablemente produciendo un negocio rentable.

La importancia de la ejecución

El mayor riesgo de fracaso al que se enfrente un emprendedor es una pobre ejecución de los planes. La planificación en sí no suele ser el problema. Ni las ideas. Al final, el hecho de que tu idea sea lo suficientemente buena no lo decidirás tú, sino el mercado. Deben haber suficientes clientes dispuestos a pagar por ella, para que el negocio que vas a crear sea rentable. En cualquier caso, si la idea original no es lo suficientemente buena, una buena ejecución debe ayudarte a detectar eso rápidamente y permitirte adaptar esa idea de acuerdo a lo que tus potenciales clientes quieren en realidad.

Para un emprendedor, hacer las cosas no es tan fácil. Cuando alguien inicia un nuevo proyecto, suele hacerlo con pocos recursos. Con poco dinero y poco tiempo disponible. Incluso si te dedicas al proyecto a jornada completa, al principio tienes que asumir multitud de roles, y cada uno de ellos requiere una importante dedicación. Si tienes la suerte de contar con un pequeño equipo podrás delegar alguno de esos roles, pero gestionar ese equipo y delegar y priorizar tareas también serán tu responsabilidad.

Por ejemplo, te puedes encontrar con que, además de programar, diseñar, analizar e investigar, tienes que administrar un sitio web, escribir en un blog, atender a los usuarios, buscar socios e inversores, mantener tu marca presente en las redes sociales y hacer campañas de marketing. A esto, añádele que seguramente quieres pasar algo de tiempo con tu familia y tus amigos, además de dedicarte otro tanto a ti mismo, disfrutando de tus aficiones, por aquello de tener una vida.

No parece fácil, ¿verdad?

La ejecución depende de tu organización personal

Para hacer progresar tu idea de negocio debes poner tu atención en las acciones adecuadas en cada momento, y eso no se puede hacer sin una organización previa.

Tienes que saber organizarte. Y no se trata sólo de tener cada cosa es su sitio, sino de
tener en funcionamiento un método que te ayude a tomar decisiones y avanzar cada proyecto.

Constantemente aparecerán cosas nuevas, algunas distracciones y tareas que parecen más importantes de lo que son. Por eso, además de disciplina, consistencia y pasión por lo que estás haciendo, necesitas un sistema que te permita enfocarte en las acciones importantes.

Hay muchos sistemas de organización personal, casi tantos como personas. Pero hay uno que a lo largo de los años ha demostrado funcionar por encima de los demás. Se llama Getting Things Done (GTD, para abreviar), y yo mismo lo llevo utilizando desde que decidí lanzar FacileThings.

¿Por qué GTD?

GTD es un método de gestión personal válido para cualquier persona que desee mejorar su efectividad en el trabajo y en su vida personal y, a la vez, eliminar el estrés que provoca una actividad elevada. Por esto mismo resulta perfecto para alguien que se encuentre inmerso en una situación de emprendimiento.

Pero seré más específico:

  • GTD te anima a capturar por escrito todo lo que pasa por tu cabeza, incluyendo cualquier idea que puedas tener para tu nuevo negocio. Esto es muy importante para un emprendedor. Tendrás ideas para mejorar tu producto o tu servicio, para diferenciarlo de la competencia, para hacerlo más atractivo a tu mercado objetivo, y aunque no sea todavía el momento de desarrollar esas ideas, puedes almacenarlas en la lista “Algún día/Tal vez” para rescatarlas más adelante.
  • GTD te enseña a planificar tus proyectos de una manera natural, partiendo del propósito que los motiva hasta llegar a definir las siguientes acciones a realizar. El propósito de GTD es clarificar el camino y hacer que el proceso mental de tener ideas y planificarlas se plasme en la realidad. GTD te empuja a avanzar cada día porque te plantea constantemente la pregunta “¿qué es lo siguiente?”
  • GTD no sólo define un flujo de trabajo para gestionar tu actividad diaria, sino también unos niveles de perspectiva que te permiten discernir la importancia de tus tareas en función de tus objetivos a largo plazo y tus áreas de responsabilidad. Es muy normal que a veces dejes a un lado tareas que son importantes y te dediques a hacer otras que te gustan más. Como emprendedor necesitas que exista un equilibrio entre tus tareas del día a día y tus objetivos a medio-largo plazo, y ahí es donde GTD más te puede ayudar.
  • GTD te lleva a tomar decisiones en el momento en que aparecen las cosas, no cuando ya han provocado una crisis. Esto te permite adaptarte a los cambios que, inevitablemente, se producirán en tu planificación. Habrá multitud de ocasiones en las que necesites cambiar o ajustar el rumbo de tu startup para no perder oportunidades de crecimiento y mejora.
  • GTD no distingue entre trabajo y vida personal, y esto, en mi opinión, es fundamental para no acabar quemado. Si has decidido arriesgarte a crear tu propio negocio, debe ser para vivir mejor en todos los sentidos.

Con GTD puedes hacer todo lo necesario para lanzar tu proyecto de manera eficiente y relajada, teniendo siempre la sensación de que todo está bajo control. Te aseguro que GTD funciona. Puede que no consigas implementar la metodología a la primera — cambiar ciertos hábitos requiere tiempo y esfuerzo — pero vale la pena intentarlo.

No hay comentarios

Los artículos se cierran a nuevos comentarios después de 30 días.

Prueba FacileThings 30 DÍAS GRATIS y empieza a vivir a tu ritmo

No necesitas tarjeta de crédito para probar. Cancela cuando quieras con un solo clic.